Casa de España en Santo Domingo, 100 años con la vista puesta en el futuro

Santo Domingo, 30 jun (EFE).- La Casa de España en Santo Domingo celebra su centenario con la mirada puesta en el futuro y apostando por las nuevas generaciones, tras un largo camino que arrancó en la primera década del siglo XX, cuando un grupo de emigrantes fundó ese centro para promover la cultura española.

“El reto que tenemos ahora es mantener las tradiciones y que la cultura no se pierda, pero también hacer de este sitio un lugar agradable para las nuevas generaciones”, dijo en una entrevista con Efe Julio García, presidente de la Casa de España, que este 1 de julio cumple 100 años.

Fruto del empeño de un grupo de españoles que querían mantener encendida la llama hispanista así como unir a la colonia española radicada en el país caribeño, nació la Casa de España, que actualmente es un referente de la cultura española.

También pesó en los fundadores la idea de hacer un contrapeso a la invasión norteamericana como una forma de protesta pacífica y de reafirmación de valores, según algunos historiadores.

La Casa de España ve la luz en 1917, un año después de que EE.UU. invadiera el país, asumiera el control y estableciera un régimen militar hasta su retirada en 1924.

Si en el momento de su fundación, impulsada entre otros por Joaquín Fernández de Gamboa, Américo Lugo, Santiago Bustamente, Benjamín Portela y Luis Baquero, tuvo 136 socios, ahora este club social privado reúne a más de 12.000 socios.

La historia contemporánea de Casa de España inicia con el traslado desde un local en la Calle Padre Billini, en la zona colonial, a su actual ubicación en la Autopista 30 de mayo.

Esta edificación fue inaugurada en diciembre de 1974 en presencia del entonces presidente dominicano Joaquín Balaguer, en un acto al que asistieron también como invitados especiales desde España los duques de Cádiz.

Posteriormente, en junio 1976, la Casa de España recibió la visita de los Reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, en el que fue su primer viaje a América y el primero en la historia de España de un rey a un país latinoamericano.

En la actual sede de la Casa de España, que cuenta con 65.000 metros cuadrados y cuyas instalaciones deportivas se han renovado recientemente, hay una placa conmemorativa de esa histórica visita de los reyes a Santo Domingo, primera ciudad fundada por los españoles en América.

Durante estos 100 años, la Casa de España ha ido evolucionando “ya que los tiempos y la sociedad dominicana ha cambiado”, según Julio García.

“Tratamos de mantener el espíritu y los valores con los que se fundó pero adecuándonos a los tiempos”, ya que ahora mismo más del 90 % de los socios son dominicanos, alguno de ellos de origen español, mientras que antes eran netamente españoles, añadió.

El presidente de la Casa de España destacó el papel de este centro como referencia cultural y gastronómica y recordó que en sus inicios también tuvo un dispensario médico para ayudar a los españoles que carecían de recursos.

En los difíciles años que se vivieron tras la Gran Depresión de EE.UU. y después de que el huracán San Zenón destruyera la capital en 1930 y causará miles de muertos, la Casa de España “tuvo un rol social con la colonia española”, explicó García.

Para conmemorar este centenario, se han programado una serie de actividades culturales, gastronómicas y deportivas durante todo el año.

Uno de los actos centrales será una cena de gala este sábado y también está previsto celebrar un acto de reconocimiento a los miembros fundadores y a los 39 anteriores presidentes y juntas directivas que ha tenido este centro.

Uno de los hilos conductores de la historia de la Casa de España, es su libro de firmas, que recoge las rúbricas de las principales personalidades que han visitado este centro, entre las que se encuentran políticos, escritores y artistas españoles.

Las más recientes firmas son las de la cantante Rosario, quien ofreció un concierto el pasado mayo; la del diseñador Modesto Lomba, quien presentó sus propuestas en un desfile celebrado también en mayo; así como la del capitán de navío Victoriano Gilabert Agote, comandante del buque escuela Juan Sebastián Elcano, quien recaló el pasado abril en Santo Domingo en la única escala en Latinoamérica de su 89 crucero de instrucción.

“La visión que tenemos es que la Casa de España cumple 100 años con mucha energía, renovándose por dentro día a día, con la vista puesta en el futuro y apostando en la juventud que queremos que nos releve para celebrar el segundo centenario”, según su presidente.

 

Fuente: EFE