Ramón Piaguaje, el artista amazónico

Descalzo, con los ojos cerrados e inspirado en su entorno, la Amazonía, es como elabora sus pinturas el artista secoya Ramón Piaguaje, cuya obra es reconocida a nivel internacional, pero se la desconoce en el Ecuador.

Piaguaje nació en 1962 en la comunidad de Cuyabeno, en Sucumbíos. Es un indígena cuyos padres descubrieron su fantasía por pintar cuando él tenía 5 años. Ellos le enseñaron a dibujar en ollas de barro, túnicas, hamacas, shigras (bolsos de cabuya) y rostros. Luego el plasmó su entorno en plumillas hasta utilizar pigmentos de plantas y flores de la Amazonía, que luego mezcló con óleos.

Para dar a conocer su trayectoria, el pasado miércoles, en Quito, el escritor Marco Antonio Rodríguez presentó su libro Ramón Piaguaje, el artista que llevó su Amazonía por el mundo.

data109379802

“Nadie le enseñó a pintar al maestro secoya. La selva, su Amazonía, y un don connatural le conminó desde muy niño a dibujar en el aire o en la arena. Dos sacerdotes evangelizadores repararon en las destrezas de Piaguaje y lo alentaron para que siga dibujando. Él descubre los colores luego de muchos años de dibujar y crea pigmentos con plantas y flores de la Amazonía, que lucen más hermosos que el óleo; por cierto, en sus obras mezcla el óleo y sus pigmentos. Es un artista autodidacta, nunca estuvo en ningún centro de aprendizaje. No tuvo maestros”, refiere.

Terminar una obra, ya sean grandes o pequeñas, le demora entre dos y cinco meses. “Es muy estricto con su obra, obsesivo, perfeccionista”, agrega Rodríguez, quien asegura que por pedido de allegados del maestro Piaguaje se convirtió en una especie de guía y guardián de su arte, ya que “han intentado abusar” de este.

Uno de sus mayores reconocimientos fue el que recibió de manos del príncipe Carlos de Inglaterra al obtener el primer lugar del Concurso Internacional Nuestro Mundo en el año 2000, donde compitió con más de 20.000 artistas.

data109379772

Su arte ha recorrido Japón, China, Malasia, Holanda y en el 2017 se exhibirá en Estados Unidos y Francia. En marzo próximo presentará una retrospectiva en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

“La obra de Piaguaje es única en el mundo. Jamás copia, no ‘transcribe’. Piaguaje pinta cerrados los ojos y los abre para que no se le escurra una sola línea, un solo punto, una sola señal de luz como de una luciérnaga. A veces suele decirme: ‘me falta una mariposa’, y se tarda otro mes (en terminar su obra)”, dice Rodríguez.

Fuente: El Universo

ra