51 años, 17 niñas y un vestido prestado para el día de la foto

Esta es la historia de un pequeño vestido rojo con verde y la tradición que comenzó una familia.

En 1965, Janice Parker compró el vestido para su hija mayor, Diana, en una pequeña tienda departamental en Wayfare, Minnesota.

Por alguna razón, a Diana le gustó de inmediato. Y cuando llegó el día de la foto en su salón de jardín de niños, es el vestido que ella eligió.

Janice Parker tiene otras cinco hijas. Y un año después, cuando su nueva hija, Lana, comenzó el primer grado, ella eligió el mismo vestido para las fotos.

Así es como empezó una atesorada tradición.

Luego de Diana fue Lynelle. Luego Liza. Y Corrine. y Sarah.

“Mi mamá se aseguró de que nuestro cabello fuera perfecto y que todo coincidiera, especialmente en ese día especial de la foto”, dijo Diana Orr a CNN.

Generación tras generación

Cuando las niñas crecieron y tuvieron niñas, ellas también se pusieron el vestido.

Cuando ellas crecieron y tuvieron sus hijos, el vestido siguió apareciendo en fotos escolares.

Se ha conservado bastante bien. Desde luego, hay algunas roturas y rasgaduras, pero nada que no pueda ser arreglado fácilmente.

Desde luego, es algo de lo que a veces las niñas se quejan. El vestido no se encuentra en la definición del vestido actual y algunas de ellas dicen que fueron objeto de burla. Pero se lo pusieron y la tradición continuó.

Y una y otra vez así pasó: 51 años, 17 niñas y un vestido.

Hasta que dio el último tirón.

La nieta más pequeña de Janice Parker, Aubrey, no quiso el vestido.

Aubrey es poco femenina, dice la familia.

Pero al final, ella quiso mantener la tradición familiar, pero a su forma.

Se puso el pequeño vestido rojo con verde, pero con pantaloncillos y una gorra de béisbol. CNN

ra