Separadas con éxito dos gemelas que nacieron unidas por el pecho en EE UU

Las siamesas Anne Grace y Hope Elizabeth Richards, que nacieron unidas por el pecho y el abdomen hace 13 meses, han sido separadas con éxito en el Hospital Infantil deTexas en Houston. Las niñas se encuentran recuperándose tras una delicada operación que duró siete horas y que se realizó el pasado 13 de enero, según informó este martes el centro hospitalario.

Las niñas, unas gemelas idénticas, llevaban desde que nacieron el pasado 29 de diciembre de 2016 ingresadas en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Los profesionales del centro sanitario han explicado que compartían tejidos del corazón, un hígado y parte del diafragma, así como uno de los principales vasos sanguíneos. En cambio, tenían sus propias espinas dorsales, sus cerebros, sus brazos y sus piernas. En estos momentos, las hermanas Richards se encuentran en fase de recuperación y se espera que puedan ir por primera vez a casa en aproximadamente un mes.

“Hemos rezado por este día durante casi dos años, es una sensación indescriptible mirar a nuestras chicas en dos camas separadas. No podríamos estar más agradecidos con todo el equipo del hospital por hacer realidad este sueño”, ha declarado la madre, Jill Richards. Jill y su marido Michael tienen otros dos hijos mayores, Collin y Seth.

Los padres cuentan la evolución de las pequeñas en su espacio para recaudar fondos en la página GoFundMe. “Anna va un poco por delante de Hope y ya no necesita ayuda para respirar. Es muy activa. Hope todavía necesita ventilación asistida, pero está haciendo grandes progresos”, ha explicado este martes la familia, cuando se cumplió un mes de la separación.

Los Richards, de North Texas, supieron que Jill estaba embarazada de siamesas durante una ecografía de rutina. Las niñas, según informa la cadena de televisión local KHOU 11, nacieron por cesárea y pesaron juntas unos cuatro kilos y medio.

Jill and Michael Richards, con sus dos hijos mayores, Collin y Seth, posan junto a una de las niñas tras la separación.
Jill and Michael Richards, con sus dos hijos mayores, Collin y Seth, posan junto a una de las niñas tras la separación. PAUL VINCENT KINTZ AP

La operación requirió la intervención de un equipo multidisciplinar de 75 personas formado por cirujanos, anestesistas, cardiólogos y enfermeros de ocho especialidades que, además de separar todos los tejidos comunes, se encargaron de restablecer el flujo sanguíneo correctamente en sus corazones. Además, tuvieron que reconstruir estos órganos debido a que compartían tejido cardiaco.

El jefe de cirugía plástica del Hospital Infantil de Texas, el doctor Larry Hollier, se ha mostrado “encantado” con el resultado y ha valorado el trabajo de planificación de la operación a través de “numerosas simulaciones”. “Preparamos todos los planes, A, B, C, D, simulando todas las cosas que podrían salir mal”, ha detallado. “Resultó ser mucho más fácil de lo que pensábamos”, ha confesado Hollier al diario Houston Chronicle, uno de los especialistas que hicieron la operación.

En sus redes sociales, el hospital destaca que esta ha sido la cuarta separación de bebés siameses que realizan —la anterior, hace casi tres años— y que, con ella, le han dado “a Anna y a Hope la oportunidad de llevar una vida normal”.

Aproximadamente uno de cada 200.000 recién nacidos en el mundo son gemelos siameses, con un porcentaje de mortalidad cercano al 35% en su primer día de vida, según datos del Centro Médico de la Universidad de Maryland, que añade que entre el 40 y el 60% nacen muertos. La tasa de supervivencia general está entre el 5 y el 25%. Ocurre debido a una división incompleta del óvulo poco después de su fertilización. El óvulo comienza a dividirse en gemelos idénticos, pero se detiene antes de que el proceso se complete.

fuente:https://elpais.com/elpais/2018/02/14/mamas_papas/1518607373_421427.html