Un bebé mostró signos de vida en su funeral tras ser dado por muerto

Las autoridades de Nueva Delhi han abierto una investigación para esclarecer un posible caso de negligencia médica después de que un bebé prematuro, al que se le dio por muerto en el hospital junto con su hermana melliza, mostrase signos vitales durante los preparativos de su funeral. El caso, por el que ya han sido cesados dos médicos, ha provocado indignación y ha abierto debate sobre la calidad de la atención médica privada, que a menudo es costosa.

Uno de los centros del prestigioso hospital privado Max, el Shalimar Bagh, certificó el pasado 30 de noviembre el fallecimiento de los mellizos, nacidos a las 23 semanas de gestación (cinco meses) es decir, considerados grandes prematuros. Uno de los mellizos, la niña, nació muerta y el niño nació con vida, pero fue considerado muerto horas después.

Sin embargo, cuando estaban preparando los rituales funerarios e iban camino del crematorio a incinerar los cadáveres, el padre, Ashish Kumar,se percató de que uno de los bebés aún estaba vivo al ver que se retorcía dentro de la bolsa de plástico en la que los doctores lo habían colocado. Los padres lo llevaron a un centro médico cercano a la vivienda, en Nangloi, donde ha quedado ingresado en estado crítico. La familia sostiene que los bebés fueron declarados muertos después de que ellos expresaran su incapacidad para pagar unas tarifas exorbitantes por su tratamiento. 

La Policía ha abierto una investigación y analiza incluso si se ha cometido un delito de homicidio, mientras que el responsable de Sanidad de Nueva Delhi, Satyendar Jain, ha advertido de que se depurarán responsabilidades por un error que ha calificado de “inaceptable”, según el periódico Times of India. Si se declara culpable de negligencia al hospital, ha dicho Satyendar Jain, se le retirará la licencia.

Un portavoz del hospital ha asegurado que el centro, de 330 camas y en el que se han tratado cuatro millones de pacientes, está “impactado y preocupado por este desafortunado y raro incidente”, por lo que también ha abierto su propia investigación. A la espera de las conclusiones “de un grupo de expertos que incluye expertos externos de la Asociación Médica de la India”, el centro médico ha decidido “dar de inmediato por terminados los servicios” de los dos médicos implicados en este caso y ha ofrecido apoyo a la familia de los recién nacidos, según informa en un comunicado emitido este domingo. En su primera nota sobre el caso, el 2 de diciembre, sostenía que los bebés se entregaron a los padres “sin ningún signo de vida”.

El 70% de los niños nacidos de un parto múltiple nace por debajo de 37 semanas. Los grandes prematuros, por debajo de 28 y de menos de un kilo, son los que más preocupan, ya que  se enfrentan a un mayor riesgo de problemas digestivos, neuronales y pulmonares, algunos con secuelas a largo plazo. Antes de las 34 semanas, los pulmones no están maduros.

Se trata de la segunda vez que se acusa de negligencia a un hospital privado en India en los últimos meses. El mes pasado, una niña murió de dengue en otro hospital y los padres alegan que les cobraron de más por su tratamiento. 

fuente.https://elpais.com/internacional/2017/12/04/mundo_global/1512388854_492978.html