Cómo eludir las prótesis y las cirugías

Las lesiones son la cara amarga del deporte; año tras año son muchas las carreras deportivas que se ven interrumpidas por un infortunio. La Fundación García Cugat fue creada por un grupo de médicos, veterinarios y otros profesionales de la salud para investigar sobre terapia biológica. Actualmente centran su atención en impulsar el tratamiento de las lesiones cartilaginosas y musculares a partir de terapias regenerativas con el uso de células madre. La Fundación acaba de celebrar su décimo aniversario coincidiendo con el octavo congreso internacional de la investigación biomédica celebrado en la Ciudad del Fútbol de las Rozas de Madrid.

El objetivo que se marca la Fundación es dar con el remedio para acabar con los dolores de rodilla, cadera y tobillo provocados por problemas cartilaginosos y evitar las prótesis y las cirugías. Conseguirlo supone un gran ahorro para la sanidad pública. La última técnica es la conocida como ‘La malla’: una matriz formada a partir de fragmentos diminutos de cartílago adosados a un coagulo constituido por plasma y plaquetas del propio paciente. A día de hoy la Fundación está tratando con esta terapia a más de 30 pacientes, entre ellos deportistas internacionales de primer nivel.

Otro objetivo es apoyar la formación de los investigadores que quieran realizar tesis doctorales sobre temas relacionados con investigaciones de biología terapéutica

“Nuestras terapias resuelven las lesiones con la propia biología, sin cirugías ni medicaciones que pueden provocar efectos secundarios”, explica la doctora Montserrat García, presidenta de la Fundación García Cugat. Los resultados de sus tratamientos son notables en el ámbito deportivo. “Para los deportistas esto es genial porque además de regenerar tejidos, en muchas ocasiones se acortan los tiempos de las lesiones. Nuestros tratamientos evitan inflamaciones, y por tanto dolor; entonces el paciente puede entrenarse y mantener su estado físico”, añade la doctora.

Otro de los objetivos de la fundación es apoyar la formación de los investigadores que quieran realizar tesis doctorales sobre temas relacionados con investigaciones de biología terapéutica. Actualmente la Fundación colabora con el CEU Cardenal Herrera de Valencia, con la facultad de veterinaria de la Universidad de Murcia, Córdoba y Las Palmas de Gran Canaria. En estas universidades, la organización financia diferentes investigaciones. “La situación económica es la que es y evidentemente es muy difícil acceder a subvenciones para la investigación”, apunta la doctora García y recuerda que, “durante 2010 y 2011 recibimos ayuda del Gobierno español”.

En los congresos se ponen en común los avances realizados a lo largo del año y sus resultados. Además se realizan revisiones de publicaciones anteriores y se comparan las nuevas técnicas con los tratamientos convencionales. “Vamos por buen camino en los estudios de la artrosis; somos muy optimistas con vistas a evitar que las personas tengan que pasar una cirugía para una sustitución de una articulación por una prótesis”, dice la doctora García sobre las conclusiones del congreso de este año. Tras una década, la Fundación cuenta con 328 artículos publicados, 12 tesis doctorales y 10 capítulos de libros.

fuente:https://elpais.com/deportes/2017/11/14/actualidad/1510680313_672858.html