El artista que hizo visible el sida en España

Pepe Espaliú hizo historia en este periódico un 1 de diciembre de 1992.

Hasta entonces, el sida avergonzaba: los enfermos morían a escondidas.

Ese día publicó en este diario esta tribuna, titulada Retrato del artista desahuciado, en la que Espaliú decía:

“El sida es ese pozo por donde hoy escalo ladrillo a ladrillo, tiznando mi cuerpo al tocar sus negras paredes, ahogándome en su aire denso y húmedo… Y sin embargo, es este sórdido túnel el que de forma súbita y violenta me ha hecho volver a la superficie. El sida me ha forzado de forma radical a un estar ahí. Me ha precipitado en su ser como pura emergencia”. (Leer más)

Aquel mismo día, Espaliú repitió en Madrid una performance, Carrying, que ya había llevado a cabo tres meses antes en San Sebastián: Se hizo transportar por parejas de amigos y conocidos desde la puerta del Congreso de los Diputados al museo Reina Sofía, un kilómetro en total. Participaron la mujer del presidente del Gobierno, Carmen Romero; Pedro Almodóvar y Marisa Paredes, entre otros. Esta es la imagen que aquel día tomó Bernardo Pérez.

El artista que hizo visible el sida en España

BERNARDO PÉREZ 1992

Al día siguiente fue portada en este diario, con el titular: “Carmen Romero, con las víctimas del sida”.

Fue un gesto valiente, un camino que seguirían otros. Desde entonces han muerto en España por complicaciones relacionadas con la enfermedad más de 60.000 personas.

El artista que hizo visible el sida en España

Espaliú falleció menos de un año después de su performance, a los 38 años.

Titulaba este diario el 4 de noviembre de 1993: Las cenizas del artista Pepe Espaliu serán esparcidas en los jarales de Córdoba. Decía el obituario: “Aunque muchos no comprendieron la idea inicial, la acción [del carrying] cumplió el objetivo de llamar la atención sobre los afectados de sida”.

En realidad cumplió eso y mucho más. Ahora, una exposición en Valencia de la que ha informado EL PAÍS recuerda cómo plantó una semilla de visibilidad para las personas que padecen el sida.

fuente:http://cultura.elpais.com/cultura/2016/12/01/actualidad/1480614905_727721.html