En Argentina se registran 18 nuevos casos de VIH por día

Cada día se diagnostican 18 nuevos casos de virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en Argentina y cuatro personas mueren por enfermedades relacionadas con el sida, a menudo por no conocer su diagnóstico a tiempo. Por cada 2,1 hombres con VIH hay una mujer. En total, el Ministerio de Salud estima que existen en el país unas 120.000 personas infectadas con el virus, pero tres de cada diez no lo saben. Por ese motivo, con motivo de la celebración del Día internacional de acción contra el sida, las autoridades argentinas piden aumentar la prevención y fomentar los análisis tanto en los centros de salud como en los barrios. La estrategia que promueve ONUSIDA tiene como objetivo que en 2030 el 90% de las personas con el virus conozcan su diagnóstico, que el 90% de ellas acceda a tratamiento y el 90% alcance niveles indetectables del virus en la sangre.

“La epidemia de VIH en la Argentina continúa estable”, señaló el responsable de la Dirección de sida del Ministerio, Carlos Zala, al presentar el último boletín sobre el VIH. Solo la transmisión vertical del virus, que se produce de madre a bebé en el momento del parto, ha tenido un leve aumento. De cada cien recién nacidos de madres con VIH, cinco adquieren la infección. Zala considera prioritario eliminar la transmisión del virus por esta vía, por lo que buscan identificar las maternidades en las que se detectan los nuevos casos para actuar en ellas.

Otro de los ejes de trabajo para los próximos meses es la prevención. “Los jóvenes que hoy se están infectando no vivieron lo que pasó en los 80”, dice Zala, en referencia a la década en la que estalló la pandemia y no existía un tratamiento contra el virus. “Son vírgenes de ese riesgo y tenemos que volver a insistir con una campaña fuerte de prevención”, subraya Zala. Más del 90% de los nuevos casos se producen por la transmisión del virus durante relaciones sexuales sin preservativo, por lo que los expertos señalan la necesidad de intensificar y mejorar la educación sexual en Argentina. Aún así, advierten que el VIH no afecta únicamente a la población joven: el 20% de los nuevos diagnósticos de VIH ocurren en personas que tienen más de 45 años.

Mónica Ingrid Somnitz, coordinadora de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rejap), cree que la despreocupación que se les achaca a los jóvenes se siente también a las políticas públicas, donde el VIH ha dejado de ser una prioridad. A su juicio, no existen políticas estatales específicas para ellos y quienes tienen el virus son estigmatizados debido a la falta de información. “Respecto a los jóvenes y adolescentes el Estado está muy ausente. No nos sentimos contenidos”, subraya Somnitz. La coordinadora critica el trato recibido en muchos centros médicos, donde los doctores se limitan a recetarles pastillas y no les ayudan a sobreponerse del diagnóstico positivo.

Actualmente, el 30% de los infectados desconoce que es seropositivo y cerca del 35% reciben un diagnóstico tardío, “cuando el virus ya debilitó las defensas del cuerpo”. “El sistema de salud va a tener que ir a la comunidad, porque la comunidad no está viniendo, o viene pero no vuelve”, admite Zala. Los problemas continúan una vez una vez se tiene un diagnóstico positivo: aunque el 81% de los infectados recibe tratamiento, alrededor de un tercio deja la medicación, que debe ser de por vida. Las mayores tasas de abandono están en la población más vulnerable y marginalizada.

fuente:http://internacional.elpais.com/internacional/2016/11/30/argentina/1480535664_988482.html