Ante la duda, dónde y cómo hacerse una prueba rápida de VIH

Como cada año desde hace ya más de tres décadas, el 1 de diciembre es el Día Internacional de la Acción contra el Sida, un espectro de enfermedades causado por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) que afecta a parte de la población mundial. Desde que comenzó hasta hoy se calcula que 78 millones de personas contrajeron la infección por VIH, y 39 millones fallecieron a causa de alguna enfermedad relacionada con él, según datos de Naciones Unidas.

Aunque oficialmente esta pandemia tiene su origen el 5 de junio de 1981, un estudio en 2008 publicado en la revista ‘Nature’ fechaba su aparición alrededor de 1900, coincidiendo con el desarrollo de los centros urbanos de África.

Sea como fuere, hoy sabemos que se puede prevenir. De hecho, si ha estado en una situación de riesgo y no han transcurrido 72 horas desde la exposición al VIH, puede acudir, preferiblemente en las 6 primeras horas, al servicio de urgencias de un hospital, donde valorarán el riesgo y podrán aconsejarle iniciar un tratamiento preventivo con fármacos antirretrovirales durante 28 días, que podría evitar la infección.

Saber si está infectado

Para saber si se está infectado con el VIH, la única forma fiable de detección existente son tests que ‘encuentran’ los anticuerpos que genera el organismo frente al VIH. Para estos se pueden usar muestras de sangre o saliva.

Se trata de pruebas informadas y consentidas, nadie puede realizar la prueba del VIH sin informar y pedir el consentimiento expreso de la persona. Y son específicas, ningún análisis de sangre que se realice con otro fin detectará el virus: debe solicitarse específicamente la prueba del VIH.

Eso sí, las pruebas de detección de VIH sí son obligatorias en los siguientes casos: en las donaciones de sangre, plasma sanguíneo y productos hemoderivados, en los transplantes e implantación de órganos humanos y en las técnicas de reproducción asistida.

Tipos de pruebas

En la mayoría de los casos, para las pruebas se usan las denominadas técnicas inmunoenzimáticas (EIA, ELISA) en una muestra de sangre. En caso de que el resultado sea positivo, con la misma muestra de sangre extraída se realiza una técnica más específica para confirmar el resultado, siendo el Western Blot el método más empleado.

El VIH también puede determinarse por métodos directos que incluyen el cultivo vírico, la determinación del antígeno p24 en plasma o suero y la demostración de genoma vírico mediante técnicas de biología molecular (PCR).

Existen también pruebas rápidas, muy útiles en situaciones que requieren un resultado inmediato.

Pruebas rápidas

Ta y como informa el Ministerio de Sanidad, estas pruebas rápidas se denominan así porque el tiempo, desde la extracción de la muestra hasta la obtención del resultado, es menor que con otras técnicas. Su característica fundamental es que el resultado puede obtenerse en menos de 30 minutos.

No es necesario hacerlas en un laboratorio  porque son de fácil realización, al no precisar de aparatos, y su interpretación es subjetiva (la lectura no está automatizada).

Un resultado positivo a estas pruebas sí requiere de una confirmación posterior de laboratorio. Un resultado negativo no requiere confirmación, aunque puede ser necesario repetir la prueba más adelante.

Si la prueba es de 4ª generación, de laboratorio, con extracción de sangre, el resultado negativo, pasadas 6 semanas (mes y medio) de la última práctica de riesgo, es definitivo, informan desde la Cruz Roja.

Cualquier otra prueba, como las rápidas, tiene el negativo definitivo pasadas 12 semanas de la última situación de riesgo y no es necesario repetirla entonces.

Las pruebas rápidas emplean generalmente una pequeña muestra de sangre, que se obtiene de un dedo mediante un pinchazo con una lanceta, o saliva.

Un resultado positivo significa que se han detectado anticuerpos contra el VIH, y que por tanto la persona se ha infectado con el virus.

Dónde se hacen

La prueba del VIH se puede realizar en los centros sanitarios de la red pública de forma gratuita y confidencial:

—Centros de atención primaria (médico de familia).

—Centros de atención especializada (hospitales y centros de especialidades).

—Centros de planificación familiar.

—Centros de diagnóstico y prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS).

También se puede hacer en: farmacias, en el caso de algunas comunidades autónomas como Cantabria, Catalunya Castilla y León o País Vasco; laboratorios de análisis clínicos y algunas Organizaciones no Gubernamentales (ONG).

Existen centros en algunas ciudades, generalmente centros de ITS, en los que la prueba se realiza, si se desea, de forma totalmente anónima,  y sin presentar ningún tipo de documentación.

Para saber todos los centros y el tipo de prueba que en cada uno realizan consulte este listado de la Cruz Roja.

fuente:http://www.eldiariomontanes.es/sociedad/salud/vida-sana/201612/01/prueba-expres-donde-hace-20161130225849-rc.html