Sanidad quiere una ley estatal para frenar el consumo de alcohol en menores

El Gobierno no quiere que se repitan casos como la muerte de una niña de 12 añoshace un mes tras sufrir un coma etílico mientras participaba en un botellón en la localidad madrileña de San Martín de la Vega. O como el de las dos menores de Pontevedra, de 12 y 13 años, que a principios de noviembre también fueron ingresadas por una intoxicación etílica. O el de otra niña, también de 13 años, que el pasado fin de semana tuvo que ser atendida en Leganés (Madrid) por un coma etílico. Sucesos que han vuelto a poner de manifiesto una forma de ocio generalizada entre los más jóvenes, que se repite cada fin de semana en toda España pese a la prohibición de vender alcohol a menores de 18 años. De hecho, nueve de cada 10 estudiantes de 14 a 18 años opinan que es fácil o muy fácil conseguir alcohol, según la última Encuesta estatal sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha anunciado este miércoles en el Congreso la intención del Gobierno de acabar con esta lacra social con una serie de medidas entre las que destaca el desarrollo de una Ley de Prevención del Consumo de Alcohol por Menores de Edad.

“En todas las Comunidades Autónomas existe legislación que establece que a los menores no se les puede vender ni entregar bebidas alcohólicas de ningún tipo. Y, en cambio, la realidad de nuestras calles demuestra que, en demasiadas ocasiones, esta prohibición es papel mojado. Todos debemos contribuir para garantizar que esta prohibición sea efectiva: las administraciones públicas, los cuerpos policiales, los empresarios, los padres y los familiares (hermanos, primos, tíos…) que en muchas ocasiones facilitamos ese alcohol pensando que ‘no es para tanto'”, ha señalado Montserrat ante el Pleno del Congreso en respuesta a una interpelación del diputado del Grupo Vasco Joseba Andoni Agirretxea Urresti.

Objetivo: ‘Consumo cero’

La ministra ha asegurado que buscará el consenso de todas las fuerzas políticaspara sacar adelante esta ley. Asimismo, pretende aprobar la Estrategia Nacional sobre Drogas (la actual, END2009-2016, finaliza su vigencia este año), “donde el objetivo prioritario será lograr el consumo cero de alcohol”. “Todos sabemos que no es tarea fácil”, ha admitido Montserrat, pues para los menores, “es un producto sin riesgos, muy accesible y normalizado en la sociedad”.

Según ha asegurado la titular de Sanidad, ya durante la pasada legislatura el Gobierno contactó con expertos y asociaciones para establecer unas bases de consenso con el objetivo de desarrollar una norma estatal. “Les anuncio que con esa base, vamos a dar los pasos oportunos para la búsqueda de un consenso político y social para la aprobación de una ley que refuerce la actividad preventiva en los ámbitos familiar, educativo, de ocio y tiempo libre y de sensibilización social“, ha señalado.

“Vamos a trabajar en dos ámbitos: el social, incidir en la opinión que tienen los ciudadanos sobre el consumo de alcohol y sus consecuencias; y el normativo, regulando su consumo”, ha añadido. Fuentes del Ministerio de Sanidad señalaron a este diario que el Gobierno no se plantea aumentar de 18 a 21 años la edad para consumir alcohol: “Pretendemos que los menores beban cada vez más tarde, pero la ley que planteamos es de prevención y sensibilización. Ya está prohibido que beban los menores de 18 años, y queremos que se aplique y abrir un debate social. Los padres tienen más miedo a que sus hijos fumen que a que beban”.

14 años, edad media de inicio

La ministra ha destacado el papel de los padres a la hora de evitar el alcoholismo y ha señalado que “su permisividad para el consumo de alcohol por menores es el doble que para el consumo de tabaco”.

“Sin duda, esta norma contribuirá a generar un efecto educativo y a instaurar un debate en la sociedad que, como ya ocurrió con el tabaco, pueda incrementar la percepción del riesgo que para la salud de nuestros menores comportan estos consumos”, ha asegurado Montserrat.

Y es que poco más de la mitad de los estudiantes de 14 a 18 años (en concreto, un 55,3%) considera que tomar cinco o seis cañas o copas en un único día (una tendencia conocida como binge drinking o consumo en atracón) puede ocasionar bastantes o muchos problemas, según la citada encuesta realizada por el Plan Nacional sobre Drogas con 37.486 estudiantes de casi un millar de centros educativos públicos y privados.

Este estudio sitúa en 13,9 años la edad media de inicio en el consumo de alcohol, la sustancia psicoactiva que más ingieren los jóvenes de entre 14 y 18 años. “Todos estos datos ya se sabían porque se trata de información pública y continuada, pues las cifras han sido similares en los últimos años, y además las leyes ya prohíben el consumo de alcohol hasta los 18 años. Sin embargo, estos datos no habían provocado una movilización social. Desgraciadamente, la muerte de una niña ha causado dolor generalizado y sorpresa. Los medios de comunicación han pilotado esa movilización”, señala en conversación telefónica Ignacio Calderón, director de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

¿Cómo se bebe en España? El consumo de alcohol está muy vinculado al ocio, pues se realiza mayoritariamente el fin de semana. Sin embargo, el 1,7% de los jóvenes de 14 a 18 años ha consumido alcohol diariamente en los últimos 30 días. El 2,2% admitió haberse emborrachado durante el último mes.

Ocio y alcohol

El 76,8% de los chicos y chicas de entre 14 y 18 años ha bebido alcohol en los 12 meses anteriores a ser encuestados: “Seguimos teniendo cifras muy preocupantes”, ha dicho la ministra que, no obstante, ha señalado un dato esperanzador: “En los últimos dos años se ha reducido el consumo de todas las sustancias, especialmente del alcohol, y también hay un descenso en los hábitos más nocivos como borracheras y atracones”. Dos años antes, la cifra de jóvenes que habían bebido en el último año era de un 81,9%.

Durante su intervención en el Pleno del Congreso, el diputado vasco Agirretxea Urresti ha mostrado su disposición a colaborar en el desarrollo de esta nueva norma si “se respeta el ámbito competencial”, aunque ha reprochado a la ministra que el Gobierno haya actuado durante estos años para combatir este problema.Según ha explicado, las estadísticas muestran que unos 5.000 jóvenes son ingresados en hospitales al año por esta causa, aunque “pueden ser muchos más”.

FUENTE:http://www.elmundo.es/salud/2016/11/30/583eaa47e2704e557d8b4665.html