La gestación subrogada, un contrato nulo para España

La gestación subrogada no está permitida en España. La ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida contempla como nulo el contrato por el que una mujer renuncia a la filiación del bebé que ha gestado en favor de un contratante. Cuando una persona contrata una gestación subrogada en el extranjero, la principal dificultad es la inscripción del niño en el Registro Civil español.

El Supremo no la reconoce, pero desde 2010, el Ministerio de Justicia permite la inscripción si se aporta una resolución judicial que determine la filiación dictada en el país donde ha nacido el menor. Si el bebé ha nacido en un país que no emite estas resoluciones, el caso se complica. En el supuesto de que uno de los progenitores haya aportado sus óvulos o su esperma, puede reclamar que se reconozca su filiación con una prueba de ADN.

MÁS INFORMACIÓN

  • La gestación subrogada, un contrato nulo para España

    Custodia de un bebé para una pareja gay que pleiteaba con la madre en Tailandia

  • La gestación subrogada, un contrato nulo para España

    El vacío legal impide registrar a los hijos de una pareja gay española

El primer caso de vientre de alquiler descubierto en el país ocurrió en Valencia, en 1994. Un matrimonio madrileño pagó a una joven embarazada para que les entregara el bebé después del parto. El equipo del Hospital la Fe de Valencia sospechó que la pareja, que ya superaba los 40 años, no parecía haber acabado de tener un bebé y la denunció.

18 años después, otro caso saltó a la luz: Juan Antonio González y Elsa Florentina Saint Girons pagaron 40.000 euros para tener una hija en la India y cuando la niña nació se quedaron atrapados en el país por no poder registrarla en la embajada española. Después de tres meses de trámites, el bebé pudo entrar en España con un pasaporte argentino, de donde Saint Girons es originaria.

También en 2012, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid obligó al Instituto Nacional de la Seguridad Social a pagar la baja de maternidad a un padre por vientre de alquiler. Antonio Vila-Coro y Juan F. Castillo tuvieron una hija por gestación subrogada en Estados Unidos.

Una madre española de gemelos nacidos en Los Ángeles, en 2009, logró en 2013 que el Registro Civil inscribiera a los menores como hijos suyos. Para ello tuvo que aportar la resolución de un juzgado de primera instancia homologando la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de California, que validaba la filiación.

Los asturianos Luis Delgado y José Antonio Fernández enfrentaron más dificultades para registrar a sus mellizos, que nacieron en México en enero de 2015. La Secretaría de Asuntos Exteriores en el Distrito Federal se negaba a conceder pasaportes a los niños y las autoridades españolas no se implicaron en el caso.

Dos parejas tuvieron mejor suerte a finales del año pasado. La justicia griega aprobó que recurrieran a la gestación subrogada en el país, que hasta entonces solo permitía el “vientre de alquiler” para griegos o ciudadanos comunitarios que residieran allí. Tras conocerse la sentencia, al menos una veintena de parejas españolas han solicitado el permiso para concertar una maternidad “por alquiler” en Grecia.

El último caso que se había conocido hasta este martes —cuando una pareja de hombres y una mujer han sido detenidos en Cádiz por la venta de un bebé— fue el del español Manuel Santos y el estadounidense Gordon Lake. El matrimonio se enfrentó a una batalla legal de 15 meses en Tailandia con la madre gestante de su hija Carmen. La mujer que había sido contratada para gestar la niña se negó a firmar los documentos para entregarla cuando esta nació. Un tribunal tailandés concedió el pasado abril la custodia de la niña a la pareja.

fuente:http://politica.elpais.com/politica/2016/11/29/actualidad/1480420079_751219.html