Detenidas una pareja de hombres y una madre por la venta de una recién nacida por gestación subrogada

Dijo a los Servicios Sociales de su pueblo que su bebé había nacido muerto. Sin embargo, la realidad destapada por la Guardia Civil era bien distinta. La hija de esta gaditana de Villamartín estaba viva y con una pareja de hombres en Almería, después de que la compraran por 10.000 euros. La madre y los dos hombres fueron detenidos, acusados de participar en un caso de vientre de alquiler y de un presunto delito contra las relaciones familiares. Los tres arrestados han quedado en libertad con cargos. Por su parte, la menor ha sido puesta bajo la protección de los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía.

La madre se sometió a una inseminación artificial conyugal en una clínica de Málaga, según ha explicado la Guardia Civil en una nota de prensa. Una vez completada la gestación, cedió a su recién nacida a la pareja de Almería y recibió por la transacción 10.000 euros. Las pesquisas de la denominada Operación Princesita comenzaron cuando los agentes tuvieron sospechas de la versión dada por la madre tras el parto. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Villamartín tenían constancia de que el bebé había nacido muerto y su madre había donado el cuerpo a la ciencia. Así se lo transmitió la madre en una visita que realizaron los trabajadores sociales a su domicilio.

Sin embargo, las indagaciones que realizó la Guardia Civil en el hospital en el que nació la pequeña demostraron que los hechos narrados por la madre no se correspondían con la realidad. Los informes médicos determinaron que la mujer había ingresado para alumbrar a una niña viva y en condiciones de salud normales. A los dos días, madre e hija fueron dadas de alta en buen estado. Sin embargo, la mujer no inscribió a la niña en el registro civil de la localidad.

Según relata la Guardia Civil, la pareja se desplazó desde la localidad almeriense donde residen para llevarse a la niña. En ese encuentro, acordaron que unos días después se verían en Almería con la madre para inscribir a la niña en el Registro Civil y firmar un documento notarial por el que la progenitora les cedía la tutela de la niña. Tras los pasos de la pequeña, con tan solo tres días, la Guardia Civil de Cádiz se desplazó hasta Almería para verificar mediante vigilancias que se encontraba en buen estado.

Hasta dos inseminaciones

Fue entonces cuando los agentes decidieron tomarles declaración a la madre y a la pareja. En los relatos, los agentes encontraron evidencias de que se había puesto de acuerdo. De hecho, sus versiones coincidían en datos claves como la manera de conocerse, el inicio de la relación o la negación de cualquier contraprestación económica por la cesión de la niña.

Pese a ello, ambas partes mostraban numerosas contradicciones. De hecho, los agentes averiguaron que la pareja almeriense habría contactado con varias jóvenes para proponerles que se sometieran a un tratamiento de inseminación artificial conyugal, para cederles el bebé tras el alumbramiento. De todas ellas, la joven de Villamartín accedió a inseminarse hasta en dos ocasiones hasta quedarse embarazada. Todo ello, pese “a la precariedad económica de la mujer, teniendo en cuenta el elevado coste de este tipo de tratamiento”.

Ahora, los tres implicados en la venta de la niña están acusados de presuntos autores de un delito Contra las Relaciones Familiares, por Alteración de la Paternidad, Estado o Condición del Menor. Tras ser detenidos y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Arcos de la Frontera (Cádiz), los tres han quedado en libertad con cargos. Según han explicado fuentes judiciales, el magistrado ha decidido suspender la patria potestad de la madre sobre el bebé. Igualmente, ha solicitado una prueba de paternidad a uno de los hombres de la pareja almeriense. Está previsto que mañana el juez le tome también declaración por videoconferencia.

La menor ha sido puesta bajo la protección de los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía. “En coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la autoridad judicial, la Junta activó el protocolo habitual para asumir la tutela de la bebé, que se encuentra con una familia en situación de acogimiento”, ha reconocido la propia Administración en declaraciones a Europa Press. La acogida es una medida transitoria habitual ante situaciones de desamparo ya que “cualquier cambio sobre las medidas de protección se adoptará en coordinación con el juzgado”.

fuente:http://politica.elpais.com/politica/2016/11/29/actualidad/1480408736_643505.html