Baselga: “En 20 años el cáncer ya no será una causa principal de muerte”

De tú a tú. Así charlaron ayer durante más de una hora el oncólogo Josep Baselgay el consejero de Salud, Toni Comín en la Sala Raval del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). El primero, uno de los científicos catalanes con más prestigio internacional; el segundo, aunque ajeno a la medicina hasta hace 11 meses, comanda ahora la consejería con más presupuesto de la Generalitat. “Solo podemos hacer historia universal en Cataluña desde esferas como la científica”, se arrancó, grandilocuente, el titular de Salud.

Baselga tampoco se quedó atrás y, ante un auditorio de renombre científico —el director del Institut de Recerca Biomédica, Joan Guinovart, u oncólogos de primer nivel como Josep Tabernero y Joan Comella se sentaron a escuchar el coloquio—, el médico se atrevió a avanzar que la batalla contra el cáncer va encaminada. “De aquí a 20 años, el cáncer dejará de ser una de las causas principales de muerte”, aseguró.

Y aunque Baselga y Comín ensalzaron con ganas la investigación catalana y su papel dentro de la comunidad internacional, el médico no desaprovechó la oportunidad que le brindaba tener delante a gestores como Comín o el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras —que se encontraba en primera fila—, para advertir la necesidad de aumentar los recursos en investigación. “Hay que ayudar desde el punto programático y de inversión clarísima de recursos y personal. Tiene que hacerse una estructura de financiación basada en la excelencia”, dijo el oncólogo.

En este sentido, Baselga propuso directamente al consejero de Salud testar la revolucionaria biopsia líquida, el análisis de sangre a través del que se pueden detectar marcadores tumorales. El facultativo, que dirije el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, advirtió a Comín que Cataluña tiene “una oportunidad histórica” para liderar mundialmente el cribado de su población con biopsias líquidas para detectar precozmente el cáncer y que éste deje de ser causa de muerte.

Según el oncólogo, en la detección precoz está la clave y se han de buscar nuevas herramientas para reconocer la incidencia real de los tumores. “La mamografía falla muchísimo, tiene muy bajo nivel de precisión. La gran promesa sería hacer estudios poblacionales, programas más reales de detección precoz de cánceres que, como los de colon, mama o páncreas, son curables al 90 % si se encuentran pronto”, apuntó. “Salvaríamos vidas, ahorraríamos recursos y Cataluña sería protagonista de un hito en unos próximos 20 años que marcarán la batalla final contra el cáncer”, auguró.

fuente:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/11/21/catalunya/1479760402_279856.html