Las células de la leucemia ‘corren’ para sobrevivir a los fármacos

La leucemia es un tipo de cáncer en el que las células madre hematopoyéticas –esto es, las células madre que finalmente se diferenciarán en una célula sanguínea, como un glóbulo rojo– que se encuentran en la médula ósea dan lugar a un número anormalmente elevado de glóbulos blancos. Un tipo de cáncer que, dada su elevada tasa de recurrencia –es decir, que aunque se ‘cure’ inicialmente con los tratamientos, vuelve a aparecer–, se asocia a una elevada mortalidad. Y es que según han mostrado distintas investigaciones, las células madre cancerígenas se ‘ocultan’ en la médula ósea creando nichos o reservorios a los que no pueden acceder los fármacos. Y una vez concluido el tratamiento, salen de sus escondites y se reproducen. Sin embargo, un estudio dirigido por investigadores del Colegio Imperial de Londres (Reino Unido) muestra que, quizás, esto no ocurra así, lo que supondría que desarrollar tratamientos dirigidos para erradicar estos reservorios podría no ser tan eficaz como se pensaba.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Nature», muestra que las células de la leucemia no crean reservorios y se sientan a esperar, sino que mueven muy rápido por toda la médula ósea tanto antes como después de la administración del tratamiento.

Como explica Cristina Lo Celso, directora de esta investigación, «esperábamos que las células que sobreviven a los tratamientos se ocultaran y permanecieran inactivas en los nichos, pero lo que hemos visto es que son muy activas a través de toda la médula ósea. Así, ahora sabemos que dirigir los tratamientos hacia estos nichos podría ser inefectivo para combatir la leucemia resistente».
el estudio también reveló que, además de ‘correr’, las células de la leucemia también atacan ferozmente a las células óseas, igualmente implicadas en la producción de la sangre. Un hallazgo que, en opinión de los autores, podría ayudar al desarrollo de tratamientos que posibiliten salvaguardar la producción de sangre sana en los pacientes con leucemia.

Como apunta Delfim Duarte, co-autor del estudio, «nuestro trabajo apoya la idea de que, cuando menos en el caso de la leucemia, las nuevas terapias deberían centrarse en las células cancerígenas en lugar de en la matriz extracelular sana circundante para lograr una erradicación más efectiva de la enfermedad».

ABC