Ecuador crecerá mucho más de lo previsto por FMI, según ministro de Finanzas

Viena.- La economía de Ecuador cerrará este año con un crecimiento del 1,5 %, dejando atrás la recesión y superando ampliamente las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), afirmó hoy el ministro de Economía y Finanzas del país andino, Carlos de la Torre.

En una entrevista concedida a Efe en Viena, el ministro explicó que el producto interior bruto (PIB) de Ecuador se contrajo el año pasado un 1,5 %, sobre todo por la fuerte bajada del precio del petróleo, la apreciación del dólar y la reconstrucción de infraestructuras tras el terremoto que sacudió el país en 2016.

“No solo hemos logrado una recuperación, estamos ya en una fase de crecimiento sostenido de la economía. Logramos pasar de 1,5 % negativo a un 1,5 % positivo”, aseguró el ministro.

Estas cifras coinciden con los datos ofrecidos el pasado 7 de diciembre por el Banco Central ecuatoriano pero contrastan con las previsiones del FMI presentadas en octubre pasado.

El organismo multilateral aseguró entonces que el país andino cerraría 2017 con un crecimiento del 0,2 %, lejos de la previsión para América Latina y el Caribe en general, situada en el 1,2 %.

De la Torre aseguró hoy que en los últimos meses consiguieron cifras mucho más positivas de las esperadas y uno de los motivos de este cambio de tendencia era la subida del precio del petróleo, aunque en su opinión ése fue “solo de un factor más”.

“En los últimos seis meses se ha dado un manejo muy ordenado de la economía, se han pagado muchas cuentas que venían con retrasos, esto ha dinamizado la economía”, subrayó el ministro.

De la Torre indicó además que el ejecutivo liderado por Lenín Moreno ha puesto en marcha una estrategia económica que busca minimizar los efectos de la fluctuación del valor del petróleo en las finanzas ecuatorianas.

El ministro recordó que durante años el modelo ecuatoriano implicaba una fuerte inversión pública y la brusca bajada del precio del barril de petróleo en 2014 afectó dramáticamente a las recaudaciones y, al final, “frenó la economía”.

“Nuestro proyecto pasa por potenciar el empleo y el crecimiento a través del sector privado, que aproveche toda la inversión pública que se ha hecho en los últimos años”, indicó De la Torre.

El objetivo de esta estrategia es diversificar la economía y conseguir establecer a largo plazo “colaboraciones público-privadas” en ámbitos como la energía hidroeléctrica o las infraestructuras viales, sectores muy desarrollados en el país gracias a la inversión estatal de los últimos años.

De la Torre aseguró que “aún queda tiempo para cambiar el modelo”, pero entretanto apuestan por el sector de la construcción, que tiene en Ecuador “una fuerte capacidad generadora de empleo”.

En las últimas semanas, la fractura en el oficialista movimiento Alianza País entre seguidores del actual presidente, Lenín Moreno, y el ex mandatario Rafael Correa se ha hecho aún más evidente.

Tres altos cargos dimitieron y las críticas de los simpatizantes de Correa al Gobierno son públicas y cada vez más altas.

Uno de los motivos principales de la fractura interna es la consulta popular convocada para el próximo 4 de febrero.

Una de las preguntas del referéndum trata sobre si se debe suprimir la reelección presidencial indefinida, aprobada por Correa en 2015, lo que bloquearía su eventual candidatura en 2021.

Según Carlos de la Torre, estas desavenencias políticas no solo no dañan la economía ecuatoriana sino “más bien lo contrario”.

Consideró que “se va aclarando el panorama” y que cada grupo dentro del partido “va tomando sus respectivas posiciones”.

“Se está generando ya más tranquilidad en términos políticos que permitirá conducirnos de manera más adecuada de camino a la consulta popular del 4 de febrero”, señaló el ministro.

Esta semana el gabinete de Moreno comienza a estudiar una posible subida de la “remuneración básica unificada”, el salario mínimo.

De la Torre señaló que este año la subida de ese salario mínimo va a ser “relativamente baja”, ya que la inflación fue reducida.

“Esto permite que no perdamos competitividad externa pero que los asalariados mantengan su poder adquisitivo en términos equivalentes a 2017”, aseguró el ministro ecuatoriano.

Carlos de la Torre asistió en Viena a la reunión anual de OFID, el Fondo para el Desarrollo Internacional de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El ministro explicó que, a pesar de que el bombeo de Ecuador es “marginal respecto a los grandes productores” de la OPEP, participar en un foro “tan importante a nivel internacional” es muy positivo para Quito. EFE (Foto de archivo)