Reformas a Ley de Educación Suprior permitirán igualar y ampliar oportunidades para estudiantes

A pesar de que han mejorado las condiciones de ingreso al sistema de educación superior, las mismas se pueden optimizar, con el fin de ampliar las oportunidades para los jóvenes y alcanzar mayor igualdad. Para lograrlo se plantean algunos mecanismos.

Así lo explicó Augusto Espinosa, presidente de la Comisión de Educación, durante la presentación del informe que preparó la mesa para primer debate del proyecto de reformas a la Ley de Educación Superior.

Uno de esos dispositivos consiste en generar un proceso de orientación vocacional en la educación media y bachillerato que guíe al estudiante para su postulación, así como facilidades para escoger su carrera, según Espinosa.

En el informe se indica que el sistema de admisión debe contener las aptitudes del estudiante, demostradas en el examen de grado del bachillerato, lo que le permitirá acceder directamente a la educación superior. Para quienes no logren pasarlo deberán someterse a un curso propedéutico de nivelación y aprobarlo rindiendo un examen único. Se mantiene el criterio de la meritocracia.

Sin embargo, “todo lo que hagamos en la ley para posibilitar el acceso será insuficiente si no trabajamos en diversificar la oferta y fortalecer la demanda”, enfatizó el parlamentario. Para ello, se propone consolidar la formación técnica y tecnológica. A quienes se gradúen en estas instituciones se les entregará un título de tercer nivel técnico y la posibilidad de que continúen sus estudios en las universidades. La diferencia con estos institutos será el tipo de carrera que impartan.

Se refirió a otras observaciones que pueden ser recogidas en el segundo debate, entre ellas, la autonomía universitaria. Dijo que aunque la ley vigente no violenta este principio, en la implementación de la misma parecería que se corre ese riesgo con el excesivo control y regulación. También se corregirán las distorsiones que se pueden desarrollar en la institucionalidad.

Datos estadísticos

Augusto Espinosa recalcó que la Comisión se propuso realizar un informe que tenga mucha riqueza estadística, técnica y académica para, en el futuro, se tengan los parámetros necesarios para una evaluación.

“Se ha dicho que Ecuador no brinda todas las oportunidades para los jóvenes, sin embargo, mientras en 2007 la tasa de matrícula bruta fue de 588 mil estudiantes, en 2016 se incrementó a 642 mil”, sostuvo.

También consideró que se ha generado mayor igualdad y equidad con el aumento en la matrícula de integrantes de pueblos y nacionalidades indígenas. En el mismo período, el acceso de afroecuatorianos pasó del 12,1 % al 16,6 % y el indígena del 7,5 % al 13,2 %.

Sin embargo, explicó que no solo se obtuvieron buenos resultados con la matrícula, sino también con la graduación y ocupación adecuada. En el primer caso, el número de graduados pasó del 19,9 % en 2007 al 25,5 % en 2015. En el segundo, la cifra de ocupación adecuada de jóvenes con título creció del 65,1 % al 68,9 % entre 2007 y 2016. /Asamblea