Guillermo Lasso busca que corruptos devuelvan dinero público

Guillermo Lasso, candidato a la Presidencia por la alianza CREO-SUMA, inició este viernes sus actividades con la visita a una empresa privada en la parroquia Pascuales, vía a Daule.

Allí, donde no hubo acceso para la prensa, Lasso tenía previsto presentar su plan Un Millón de Empleos y recorrer la planta de esa industria.

Antes de su ingreso, el candidato explicó que esa promesa de campaña está ligada a otros ofrecimientos que llevará a cabo en caso de ganar la Presidencia. “Se basará en reducción de impuestos, eliminación de sobretasas arancelarias, impulsar la ley del primer emprendimiento, capitalizar el Banco Nacional de Fomento (BanEcuador), declarar zona franca Salud, Turismo, Manabí y Esmeraldas, y suscribir acuerdos de comercio con todas las regiones del mundo…”, dijo.

Ante la afirmación que hizo el presidente Rafael Correa la noche anterior, respecto de que la eliminación de impuestos significará menos ingresos para los gobiernos seccionales, el postulante respondió que quienes se verían afectados son los corruptos. “Aquellos que usan dineros públicos para depositarlos en los tumbados o el despilfarro de la refinería del Pacífico… Lo que tenemos que hacer es luchar contra la corrupción correísta, hacerle devolver el dinero hasta el último centavo para con ese dinero poder financiar salud y educación gratuita”, señaló.

También se refirió a las declaraciones de Juan Falconí Puig, representante de Ecuador ante la Organización Mundial del Comercio, quien el jueves pasado aseguró que los banqueros de 1999 fueron los responsables del feriado bancario, al no tener dinero, según él, para devolver sus depósitos a los clientes, pese a que ratificó que quienes firmaron el decreto del congelamiento de los depósitos en esa época fueron Jamil Mahuad y Ana Lucía Armijos, presidente y ministra de Finanzas de ese gobierno, respectivamente. “Da pena, yo tenía un respeto muy grande por el señor Falconí, creía que tenía carácter y evidentemente es una persona que está presa del control del correísmo, es un empleado de (Rafael) Correa que hoy da declaraciones para darle gusto a su jefe”, sostuvo Lasso.

Tras ello, el presidenciable ingresó a la industria y al salir, después de varios minutos, se dirigió al mercado municipal de Pascuales, donde saludó a simpatizantes, comerciantes y usuarios. Desde ahí emprendió, en una caravana, hacia Flor de Bastión, en el noroeste de la urbe. Acompañado de su esposa, María de Lourdes Alcívar, y varios colaboradores, Lasso caminó por las empinadas calles de la zona.

Bajo el intenso sol, el candidato de CREO recorrió a pie unos tres kilómetros de distancia. En la tarde tenía previsto visitar el sector del Cristo del Consuelo. (I)EU_LV