Seguro agrícola y créditos, temas que preocupan en Cañar

Temas como el seguro agrícola, acceso a créditos para la compra de semillas, el cambio en el uso del suelo y las formas de contrarrestarlo y la certificación de semillas, se trataron esta mañana en la socialización del proyecto de Ley  de Agrobiodiversidad y Semillas, en la provincia de Cañar, en la ciudad de Azogues. En esta provincia existe una preocupación y es que en los últimos años los cultivos se cambiaron por pastos y la producción peruana de papas, manzana, uva, cebolla y ajo, inundan el mercado.

Durante las intervenciones hechas por representantes del sector agrícola, pidieron que se blinden los productos para poder ser competitivos. “En Cañar, la agricultura atraviesa por un momento crítico, pues no existe mano de obra, porque la mayoría migró a otros países o ciudades y quienes se dedicaban a los cultivos ahora prefieren la ganadería, porque existe menos riesgo”, explicó Marcelo Jaramillo, técnico del Gobierno Provincial de Cañar.

Financiamiento

Otro de los aspectos que preocupa es el acceso a crédito. Isodoro Pichasaca, de la comunidad Cañari, pidió que se incluya en la normativa el seguro agrícola y también los créditos para la compra de semillas. Mauricio Proaño, presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, explicó que en la ley de 2012 no existe nada respecto al crédito con intereses preferenciales, por lo que ese tema se incluirá en la nueva normativa  y también lo del seguro agrícola. “Se podrá acceder a financiamiento con tasas preferenciales para la adquisición de semilla y un seguro para que en caso de pérdidas por sequías, plagas, enfermedades,  existan ciertas facilidades, como que solo se pague el capital, no los intereses, porque es necesario que el productor cubra costos, pero también que tenga un margen de ganancia”, aseguró.

En Cañar, los agricultores aseguran que no tienen mercados dónde vender sus productos y pidieron que se cuide el tema de las importaciones, considerando que cuando entran al país productos que ellos cultivan, les quitan las oportunidades de venta.

Mauricio Proaño aclaró que con respecto a las semillas certificadas no solo se trata que las empresas sean las que produzcan, sino también las comunidades. “Por primera vez las juntas de agua están en la ley, apoyamos la alianza público comunitaria, pues las juntas eran consideradas como privadas. Sin embargo, ahora existe la obligación de las alcaldías y prefecturas de trabajar en conjunto”, finalizó. /Asamblea