Últimos cambios a leyes de FF.AA. y Policía

La mayoría oficialista en el Pleno de la Asamblea reconsideró ayer por la tarde el texto del proyecto de Ley Reformatoria a las leyes de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y la Policía Nacional, e incluyó cuatro cambios en los consejos directivos de los institutos de las dos instituciones y en los plazos de la Ley.

El texto aprobado por el Pleno la semana pasada incluía en el directorio del Issfa a los ‘delegados’ del jefe del Comando Conjunto y a los de los comandantes generales de fuerza; sin embargo, el texto reconsiderado vuelve a poner al jefe y a los comandantes como integrantes del Consejo. Lo propio se hizo en el Isspol con el comandante general de Policía, el subsecretario de Policía, el director general de Personal y el director nacional de Bienestar Social.

El oficialismo eliminó el primer inciso de la disposición final única que señalaba: “Las cotizaciones y prestaciones previstas en la presente Ley para el personal que se encuentra en servicio activo a la fecha de expedición de esta Ley Reformatoria, se aplicarán al personal cuya fecha de alta en las Fuerzas Armadas y Policía Nacional se produzca durante el 2016.

Además, incluyó a quienes obtuvieron el alta de las Fuerzas Armadas hasta el 31 de diciembre del 2016, entre los que podrán pasar voluntariamente al nuevo sistema de cotización y prestaciones previstos en las reformas; y de las disposiciones derogatoria se eliminó el número 51 de la Ley de Seguridad Social de la Policía.

El documento votado la semana pasada no contenía los “considerandos” de la ley, que son las motivaciones de la normativa y, aunque la ponente Marllely Vásconez (AP) sostuvo que esa parte del documento no se vota, sino el articulado, propuso que se incluya en la reconsideración.

Gilmar Gutiérrez (SP) y Antonio Posso (Avanza) rechazaron las reformas y las calificaron de “ilegales”. El primero aseguró que con esta ley, los dos institutos van a quebrar por la reducción del aporte del Estado y que el objetivo que persiguen es tener unas FF.AA. ‘sometidas’ y ‘sumisas’ a los intereses políticos del partido de AP y del presidente Rafael Correa. (I)

EU_LV