Habitat III se inicia en Quito con compromiso global de desarrollo sostenible

Quito.- La Conferencia de las Naciones Unidas Habitat III, que busca definir una Nueva Agenda de Desarrollo Urbano para los próximos veinte años, se inició hoy en Quito, en la que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que se renovará el compromiso global con el desarrollo sostenible.

“Esperamos el decidido compromiso de los países miembros para cumplir las metas durante los próximos 20 años”, dijo Correa en el discurso de apertura, en el que reiteró el rechazo de su Administración a las invasiones de terreno.

Correa, quien fue designado presidente de la Conferencia al inicio del evento por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, apuntó que las invasiones ilegales, un problema que se produce en países como Ecuador y Brasil, entre otros, no son una cuestión de pobreza, sino también un “problema cultural”.

El secretario general de la ONU subrayó en la necesidad de que se transforme el mundo para mejor y comentó que ello implica, entre otros, una mejor planificación, mejor diseño, una mayor inversión en políticas de vivienda sostenible, infraestructura y servicios básicos.

De su lado, el secretario general de Habitat III, el español Joan Clos, dijo que la nueva agenda urbana abre las puertas a una nueva etapa “de prosperidad y esperanza para el futuro”.

Comentó que las ciudades se han convertido hoy “en el principal motor de desarrollo y prosperidad y de la mayor parte de empleos que se están generando en la nueva economía”.

Sin embargo, dijo, el análisis de la urbanización desde la reunión de la ONU sobre el tema en 2016 a la fecha, revela que aún hay “graves problemas de sostenibilidad” en las prácticas urbanas.

Por ello destacó la importancia de la cita, que culminará el próximo jueves, para trabajar en conjunto a fin de lograr sociedades sostenibles y que afronten el asunto de la generación de empleo, que es, según él, uno de los principales retos a nivel mundial.

Subrayó que se debe abordar la urbanización como una estrategia de transformación social y añadió que se debe entender la urbanización “no como un gasto sino como una inversión de futuro”, ya que el coste de esta “es mínimo en comparación con el valor que de ella se puede obtener”. EFE