Procuraduría estrena mañana filme sobre Chevron que costó $ 440.000

Érase una vez un periodista llamado David Flag –americano, pero de madre ecuatoriana– al que su misterioso jefe envía a Ecuador para que encuentre, como sea, evidencias del fraude que, según la petrolera Chevron, cometió la justicia local para obligarla a pagar una millonaria indemnización por daño ambiental.

Flag se hace pasar por un estudiante de Ciencias Políticas. Conoce a una abogada que investiga el caso y a su asistente, de quien luego se enamora.

En su búsqueda de datos halla documentos que contradicen la versión de su jefe. Y para saber “la verdad”, viaja a la Amazonía.

Este es el argumento de la película de ficción El juego sucio, que estrena mañana la Procuraduría General, como parte de su estrategia de defensa del Estado en sus litigios con la petrolera norteamericana.

“La idea es que el ciudadano pueda conocer, en lenguaje coloquial y cotidiano, los hechos más relevantes de la posición de la defensa del Estado ecuatoriano y los argumentos y pruebas que ha presentado durante el arbitraje conocido como Chevron III”, indicó la institución.

Este caso se refiere a una demanda que presentó la petrolera para que el Estado asuma la indemnización del juicio que le siguen las comunidades amazónicas por daño ambiental, y que asciende a $ 9.500 millones.

A lo largo de la producción, de 60 minutos, se trata de ‘desmontar’ la tesis de Chevron respecto de que se cometió “fraude procesal” en la sentencia de la Corte de Lago Agrio.

La institución contrató, en octubre del 2015, a la cubana Nitsy Grau para que produjera el filme. El costo fue de $ 440.000, según los contratos publicados.

La Procuraduría aseguró que este precio “fue analizado minuciosamente, comparando experiencias anteriores, tanto públicas como privadas, y está en relación con los costos que maneja la industria cinematográfica en el país”.

La exhibición de este filme será, inicialmente, en Guayaquil, Quito, Cuenca, Lago Agrio y Francisco de Orellana. Habrá, además, cine-foros en centros educativos y universidades.

Para James Craig, vocero de la petrolera, “el Gobierno sigue gastando millones de dólares de fondos públicos en su campaña contra la compañía, sin resultados. Al igual que las acusaciones contra Chevron, esta película es pura ficción”. (I)EU_LV