Cordicom y Supercom defienden la necesidad de que comunicación sea un bien de servicio público

La comisión ocasional de la Asamblea, que analiza las 16 enmiendas a la Constitución, continúa con su trabajo. Esperan desde mañana terminar la redacción del informe para primer debate, que al interior de la mesa legislativa se votaría este viernes.

Sin embargo, esta mañana comparecieron Patricio Barriga, presidente del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información (Cordicom) y Carlos Ochoa, superintendente de Comunicación e Información (Cordicom).

Ambos funcionarios defendieron la necesidad de que la comunicación sea condiderada como un bien de servicio público.

Barriga señaló que que la comunicación es importante que sea un servicio público, ” por que la ciudadanía ejerce el derecho a la comunicación”.

De su lado, Ochoa afirmó que se busca desde 2006 en el Ecuador que los bienes y servicios pasen de las manos de unos pocos hacia las grandes mayorías. Dijo defender a la comunicación como un bien de servicio público porque es un derecho que otorgó la ciudadanía en la consulta popular de 2010.

Marx Carrasco: No cabe la diferenciación entre obreros y servidores

El ministro de Relaciones Laborales, Carlos Marx Carrasco, también, compareció a la comisión especializada  y defendió los alcances y contenido de la enmienda constitucional tendente a eliminar todo tipo de desigualdad entre los obreros del sector privado con los del sector público y entre los obreros y los servidores públicos, para afianzar el artículo 66, literal 4, de la Constitución.

Carrasco sostuvo que en la actualidad no es posible que se mantenga una “odiosa” discriminación en cuanto a los términos de obrero y servidor pues, en el primer caso, se habla de utilización de la fuerza física y, en el segundo, de talento humano, sin considerar que en todo proceso el ser humano aplica su talento.

Enfatizó que ya no cabe la contratación colectiva, pero no se descarta la posibilidad de que en la organización de trabajadores o servidores, ya sea asociación o sindicato, se pueda abrir espacio a la huelga cuando no se respeten los derechos garantizados en la ley sobre la materia.

Sobre los sindicatos, el funcionario explicó que en el sector privado son pocos y él cree que deben propiciarse más. “¿Por qué en el sector privado no hay sindicalización?”, cuestionó al añadir que la empresa les despide, “porque no quieren tener y no quieren saber nada de dirigencia sindical”.

Diferencias

Mencionó que la Ley Orgánica de Servicio Público (Losep) determina permisos para una representación de una asociación laboral hasta 24 horas mensuales remuneradas; para cuidado de familiares con discapacidad severa o enfermedades catastróficas hasta dos horas diarias; para matriculación de hijos /as hasta dos horas en un día; permiso imputable a vacaciones; además, licencias por enfermedad, matrimonio, estudios, participación como candidatos para una dignidad de elección popular, etc., mientras el código nada dice al respecto.

Reiteró que la Losep define convenios o contratos de pasantías y prácticas garantizados y el ingreso a la carrera del servicio público con nombramiento permanente, a través del concurso de méritos y oposición, en tanto en el código no hay la carrera, no existe el servicio público, obviamente, no se accede al servicio a través de procesos de selección.

Al indicar que hay 120 mil ciudadanos que están amparados por el Código del Trabajo, sostuvo que los nuevos servidores ingresarán directamente a la Losep y que hay total apertura para el cambio de uno a otro régimen.En ese sentido dijo que ha pedido al Ministerio de Finanzas evaluar lo que costaría este proceso.

Subrayó que la reforma laboral trata de corregir las falencias detectadas.