Canciller ecuatoriano se muestra “no muy optimista” desenlace caso Assange

El ministro ecuatoriano de Exteriores, Ricardo Patiño, se mostró hoy “no muy optimista” sobre una pronta solución que permita salir al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, de la embajada ecuatoriana en Londres, donde permanece bajo asilo desde junio de 2012.

“No soy muy optimista pero espero que pueda darse pronto. Nos preocupa mucho que un gobierno que se dice defensor de los derechos humanos sin embargo esté violando sistemáticamente estas garantías al no ofrecer a Assange un salvoconducto y obligándole a estar más de un año (en la sede diplomática)”, afirmó Patiño en Pekín, donde se encuentra de visita desde hoy.

Según explicó Patiño, Ecuador ha intentado sin éxito que el Reino Unido le extendiera un salvoconducto a Assange después de que su embajada le concediera el asilo.

“Elaboramos un documento para el Reino Unido explicando que no solo tenían que permitirle ese salvoconducto sino que estaban obligados si respetaban los derechos humanos”, explicó Patiño después de ofrecer una charla sobre Política Exterior en la Universidad de Estudios Extranjeros de Pekín.

Ecuador, además, ha planteado al Reino Unido la posibilidad de constituir una comisión de juristas ecuatorianos y británicos para tratar el caso de Assange, si bien, de momento, Londres se ha negado, añadió.

“Esperamos que pronto se pueda hacer y hallar una alternativa mientras tanto”, indicó Patiño.

El apoyo que Ecuador ha dado a Assange responde a la política exterior del país latinoamericano de defender una actuación soberana y no guiada por organismos internacionales o grandes poderes, según explicó el canciller durante su conferencia.

“Assange, a través de Wikileaks, hizo conocer mundialmente una serie de atropellos, de violaciones o asesinatos previamente calculados y cuya información había quedado escondida (…) Nos hizo conocer las atrocidades que se cometían en la guerra contra el terrorismo y Ecuador tomó la decisión de protegerle porque creíamos que estaba siendo perseguido políticamente”, defendió el canciller.

Y continuó: “Era posible que si fuera enviado a Suecia, terminara en manos de la justicia norteamericana o en Guantánamo, y ya sabemos que en Guantánamo las actividades principales son la tortura ilegal e injustificada”.

Patiño también hizo mención al posterior caso de Edward Snowden, ex analista de inteligencia que ha revelado como funciona el ciberespionaje estadounidense, y al que Ecuador también expresó su apoyo.

“Reveló un plan masivo de espionaje de EEUU que este gobierno basó en la seguridad norteamericana (…) El problema es que no solamente espiaban a gobiernos que llamaban enemigos, sino también a los amigos, e incluso el teléfono personal de (la canciller alemana) Ángela Merkel o del papa Francisco”, manifestó el canciller ecuatoriano.

“Ahí me pregunto qué tiene que ver eso con el terrorismo (…) El Gobierno de EEUU tomó la decisión de violar las leyes internacionales espiándonos a todos los ciudadanos para obtener información que le permita mantener su poderío internacional”, añadió.

Por eso, indicó, Ecuador respondió inmediatamente a Snowden que estaba dispuesto a estudiar su caso, si bien finalmente el ex analista norteamericano consiguió viajar desde Hong Kong a Rusia, donde actualmente se encuentra asilado. EFE