Correa: “Mundo entero, esta es la mano sucia de Chevron”

El presidente Rafael Correa constató la huella de contaminación que dejó la petrolera estadounidense Chevron en los 26 años de operaciones en la Amazonia ecuatoriana.

“Utilizaron técnicas anacrónicas para llenarse los bolsillos (de dinero) sin importarles la contaminación que causaron”, dijo el presidente, quien visitó la mañana de este martes el pozo Aguarico 4, ubicado en la provincia de Sucumbíos.

Entre 1964 y 1990 la petrolera estadounidense Texaco explotó el crudo ecuatoriano, en lo que hoy son las provincias de Sucumbíos y Orellana. Tras su salida del país, la empresa dejó en aquella zona pasivos ambientales contabilizados en más de 18 millones de galones de desechos tóxicos vertidos en ríos y riachuelos.

“Vamos a luchar contra esta empresa, contra su prepotencia, con el arma más fuerte que tienen los pueblos del mundo: la verdad. Todos a sumarse a la causa de Ecuador”, dijo Rafael Correa, una vez constató con sus propias manos lo que él denominó la “mano sucia de Chevron-Texaco en el Ecuador”.

“Este es uno de los desastres más grandes de la historia de la humanidad y esa petrolera (Chevron) pretende dejar en la impunidad. Imagínense cómo dejaron esto si después de 30 años este petróleo sigue aquí, por eso hay tanta incidencia de cáncer en la zona”, mencionó el mandatario.