Informes de 4 comisiones legislativas dan luz verde para el desarrollo petrolero del Yasuní-ITT

La Ley Orgánica de Comunicación, en el artículo 62, prohíbe la difusión de contenidos discriminatorios y en tales circunstancias, el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación exhorta a los medios impresos, particularmente a diario Extra, para que asuman su responsabilidad social expresada en el artículo 71 de dicha Ley, con el fin de coadyuvar en la construcción de una sociedad en la que la convivencia democrática respete, defienda y garantice la dignidad de la mujer ecuatoriana.

Así lo indicó el Consejo en un pronunciamiento, con respecto a la utilización sexista y discriminatoria de la mujer en medios de comunicación social.

El Extra es una publicación diaria, que existe desde hace 39 años, en la que es común la cosificación de la mujer como objeto sexual más que en otras publicaciones impresas.

Asimismo, en el Ecuador existen diversos programas de televisión con la misma línea de cosificación hacia la mujer, con tintes machistas.

Cabe indicar que en el país 6 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia de género cuyas causas, en mayor medida, tienen que ver con la mirada hacia la mujer como objeto sexual, hecho basado en gran parte por los mensajes, símbolos, significados y sistemas de lenguaje que se difunden a través de los medios de comunicación social.

En ese contexto, el Consejo de Regulación señaló mediante el comunicado que es preocupante las publicaciones reiterativas de contenidos sexistas contra las mujeres de forma sistemática y permanente, como lo es el caso de diario Extra y otros impresos que circulan en el territorio nacional, que refuerza el estereotipo de la mujer como objeto de consumo sexual, erosionando así, su condición de sujeto de derechos y situándola en un espacio de inferioridad, desventaja y vulnerabilidad frente al género masculino y la sociedad.

Esas acciones afectan el principio a la igualdad y no discriminación expresada en el artículo 11 de la Constitución de la República, así como el derecho a una vida libre de violencia; siendo el Estado responsable de prevenir, eliminar y sancionar aquellos actos, sentencia el documento del Consejo.