Correa pedirá a la Unasur crear el Centro de Arbitraje

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció que pedirá en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebrará mañana en Surinam, la creación urgente de un centro de arbitraje regional.

Esto es “algo urgente, los centros de arbitraje. Ojalá entendamos que una forma de someternos al capital son esos centros de arbitraje donde todo está en función de las transnacionales y ahí esquilman a los Estados”, señaló Correa.

El mandatario viajará a la capital de Surinam, Paramaribo, para asistir a la VII Asamblea del Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unasur, en la que el país anfitrión asumirá la presidencia temporal del bloque suramericano.

No obstante, aseguró que en esa cita planteará nuevamente la necesidad de crear un centro de resolución de controversias que permita a los Estados defenderse de los abusos de las corporaciones transnacionales.

Puso como ejemplo el contencioso que afronta Ecuador por la denuncia que hiciera la petrolera Chevron, por un juicio ambiental que dicha compañía perdió en las cortes nacionales y que ahora reniega acatar, ante la multimillonaria condena impuesta por daños ambientales causados en la Amazonía. Esa petrolera pierde un “proceso privado en las cortes nacionales y aun así nos lleva a un centro de arbitraje y aplica el Tratado Recíproco de Inversiones (TBI) con Estados Unidos, retroactivamente”, dijo el Jefe de Estado calificando la situación como una barbaridad jurídica.

La rutina se cambió

El ir y venir de vehículos diplomáticos y de buses escoltados por la policía local cambió la rutina en Surinam, que desde ayer acoge a las delegaciones de los 12 países que integran la Unasur.

El embajador de Ecuador en Venezuela, Leonardo Arízaga, fue uno de los primeros en arribar al país sede. El diplomático indicó que el grupo de trabajo ya se reunió ayer para preparar la declaración que mañana aprobarán los Jefes de Estado, con base en las recomendaciones de los Ministros de Relaciones Exteriores, quienes sesionarán hoy. “La declaración es una visión estratégica de Unasur hacia el futuro para fortalecer la integración regional en temas de recursos humanos, combate a la pobreza e integración política”, anotó el diplomático.

En la cita, Ecuador informará sobre los avances de la construcción de la sede de Unasur en Quito, cuya entrega está prevista para mediados del próximo año. Arízaga acotó que se discutirán algunos temas de coyuntura, como el caso Chevron.

Texaco tiene inversiones en Surinam. Sin embargo, aseguró Arízaga, ni las autoridades ni las organizaciones sociales se han expresado sobre el litigio que mantiene con el Ecuador y citó como ejemplo que en Venezuela, donde Chevron también tiene importantes inversiones, se creó el Comité de Solidaridad con Ecuador, conformado por organizaciones de la sociedad civil, indígenas y académicos.

En la VII Asamblea, el presidente del Perú, Ollanta Humala, presentará un informe sobre la gestión desarrollada en el último año al frente de Unasur. Allí también, el nuevo Presidente Pro Témpore y jefe de Estado de Surinam, Desiré Delano Bouterse, expondrá su plan de trabajo para los 12 consejos sectoriales que componen el organismo regional.

El embajador Arízaga destacó las excelentes relaciones que Ecuador mantiene con Surinam.