Son 1’031.245 ecuatorianos los que viven en línea de frontera

La noche del 12 de abril, mientras el presidente Lenín Moreno anunciaba un plazo de doce horas para que los secuestradores den una prueba de vida del equipo de diario El Comercio desaparecido en la frontera con Colombia, el 26 de marzo pasado, en San Lorenzo se escuchaba el sobrevuelo de dos helicópteros. Desde entonces, dicen habitantes de este cantón esmeraldeño, el transitar de militares es intenso.

“No es dentro del pueblo, se ven salir todo el día camiones con militares y otros carros con policías. Lo que se sabe es que ya entraron a Mataje, no sé si a la montaña, pero en Mataje ya están”, revela por vía telefónica un comerciante.

San Lorenzo está desde el 27 de enero pasado en estado de excepción, luego de que un coche bomba estallara en el Centro de Vigilancia Policial destruyendo gran parte del edificio de dormitorios y unas 200 casas de civiles. Mataje queda a 17 kilómetros de ese cantón y allá hacían cobertura el 26 de marzo Paúl Rivas, Efraín Segarra y Javier Ortega. A las 15:30 de ese día fueron secuestrados y el viernes pasado el presidente Moreno confirmó que fueron asesinados por sus captores.

EL UNIVERSO