Primeras planchas de cangrejo llegaron con un mayor precio

Recolectores de cangrejos llegaron desde muy temprano al mercado Caraguay, en el sur de la ciudad, para comercializar el crustáceo. El fin de la veda se levantó y debían atender los primeros despachos para cangrejales y comerciantes.

Israel Orellana, comerciante del mercado, indicó que durante la veda muchos de sus compañeros se van de vacaciones, mientras que otros se dedican a comercializar conchas y jaibas para no verse afectados económicamente.

Las primeras planchas que arribaron desde la isla Puná tenían un precio mayor que hace un mes que comenzó la veda por la muda del carapacho del cangrejo. Los crustáceos grandes se expendían ayer a $60 la plancha de 56 unidades.

Este precio se dejaba para los comerciantes del mercado, quienes venden el atado de 14 unidades a 20 dólares.

Los cangrejos medianos son adquiridos por los comerciantes en $ 50 la plancha. Unos comerciantes decían que al público los venderían en $ 60. También otros iban a armar atados de 14 cangrejos para venderlos en $ 15.

Antes de la veda, una plancha de unidades medianas se vendía en 35 o 40 dólares.

Asimismo, los comerciantes arman atados de 14 cangrejos, y los venden al público a un precio de 15 dólares.

Orellana dijo que el precio del crustáceo había subido por su poca captura ayer, pero durante esta semana espera que bajen.

Mariano Crespín, capturador, comentó que desde las 06:00 que empezó su labor hasta las 13:00, apenas había logrado conseguir 70 cangrejos, y que por eso se debe el alto costo. “Los vendí en 80 dólares”, manifestó

Jorge Espinoza, representante de la Federación Nacional de Cooperativas Pesqueras del Ecuador, indicó que el marisco puede ser degustado por la ciudadanía desde que termina la veda, pues al tener el caparazón duro, ya no resulta riesgoso para la salud humana. “El cangrejo cuando está blando o lechoso, no resiste la piola con las que se lo amarra, y su caparazón se rompe. Eso complica su captura”, dijo. (I)