3 de 20 chinos presos sufren de hipertensión

Dibujos y señas son el medio de comunicación de los 20 ciudadanos chinos que purgan penas de entre 1 y 4 años en el Centro de Rehabilitación Social El Rodeo, luego de ser procesados por pescar en la zona económica exclusiva de Galápagos.

Aquella fue la referencia que ofreció por vía telefónica Alejandra Andrade, directora del centro, al responder al pedido de este Diario de acceder a las instalaciones para elaborar una nota periodística, luego de que Qu Xun, consejero político de la embajada de China, señalara que los asiáticos no estaban en buenas condiciones de salud.

Los detenidos estaban a bordo del buque Fu Yuan Leng 999, que según peritaje cargaba más de 6.000 unidades de tiburones, algunos en peligro de extinción, cuyo daño a la naturaleza fue tasado en unos $ 36 billones. Ellos deben pagar una multa al Estado de $ 5,9 millones.

Los chinos consumen comida preparada por manabitas. Según Andrade, han pedido reducir los condimentos. Agregó que el Ministerio de Justicia, sensible al tema del idioma y aspectos culturales, estimó disponer de un equipo de ayuda para ellos. “Entendemos la diferencia de cultura y si bien es cierto el idioma como tal es un limitante, nos hemos venido entendiendo prácticamente a señas, en dibujos, en dibujar cosas en papel, entonces siempre hay la posibilidad de ayudarles, se está haciendo de hecho básicamente a señas”, indicó Andrade.

Agregó que los asiáticos son visitados por un delegado de la empresa dueña del barco chino, y este indica la existencia de alguna novedad sobre salud.

Indicó que tres de ellos, de edad avanzada, presentan hipertensión, por lo que están en continuo control. Señaló que le sorprendieron las expresiones de Qu Xun, consejero político de la embajada china, quien a este Diario dijo que la tripulación no estaba en buenas condiciones, que temía que algo sucediera en el tema salud.

Andrade comentó que luego de pruebas, en ámbitos psicológico y laboral, a los tres cocineros del barco, se resolvió que cocinen para sus compatriotas, que el grupo permanece en un solo pabellón, no aislado.

Aseguró que mantienen contacto telefónico con sus parientes en China, que la empresa ha cubierto el servicio del economato, por lo que de 06:00 a 07:00 (no detalló días) pueden efectuar llamadas. “Pueden acceder a un código para poder hacer la llamada y se devenga del valor que ya pagaron”, explicó Andrade, quien anunció que los asiáticos están por empezar a elaborar redes y otras artesanías, con ayuda de una empresa de su país. (I)EU