La Refinería tuvo 9 paras no programadas desde octubre

La Refinería de Esmeraldas, que se paralizará para arreglar daños en varias áreas que afectan la operación de la Unidad Craqueo Catalítico Fluidizado (FCC), ha tenido varias paralizaciones (no programadas) desde el 2016. Según el reporte estadístico de Petroecuador, uno de los daños apareció a fines de ese año.

La Unidad S tuvo un paro emergente desde el 31 de octubre al 31 de mayo del 2017, por presencia de condensado y azufre sólidos en los compartimentos de la piscina S-T1. Se trata de la paralización más larga registrada. Durante el primer trimestre se produjo la mayor cantidad de interrupciones.

La Unidad Visbreaking 2 (complementaria a FCC) paró del 9 al 14 de enero por cambio de la válvula de filtro, lado norte de las bombas de fluidos TV1 – P2 A/B. La unidad CCR (reformador catalítico continuo) /HDT (de hidrotratamiento) /HDS (de hidrosulfuración) tuvo un paro por mantenimiento del compresor P2-CO1, del 15 al 19 de enero. Días más tarde, la unidad FCC, que es el corazón de la refinería, experimentó un paro del 23 al 28 de enero. Salió de operación para corregir tubos rotos en el intercambiador G-E19.

Ya en marzo, nuevamente hubo problemas en la unidad complementaria a la FCC. Del 16 al 3 de marzo salió de servicio por inestabilidad de la planta, por problemas con la salida de producto en los intercambiadores de calor TV1-E2. Las afectaciones continuaron durante el segundo trimestre. La unidad Crudo 2 sufrió un paro emergente del 29 de marzo al 22 de abril.

Dejó de operar por un tubo roto en el horno C–H2, incluido un paro general. Del 1 de abril al 1 de mayo salió de servicio por tubos rotos en del horno C-H2. También hubo un paro general de la refinería para cambio de Mixer, cabezal de vapor de 600 PSIG (libras por pulgada cuadrada), del 3 al 9 de abril; mientras que la unidad HDS se paró del 18 al 31 de mayo, por disparo del compresor D-C2.

Si se revisan los datos del cronograma de Petroecuador para las refinerías y plantas en el 2017, las únicas paralizaciones programadas en Esmeraldas eran dos. La primera, de 45 días, entre la primera semana de junio y la segunda de julio en la unidad Sevia 1; y la segunda de 33 días entre la primera semana de septiembre y la primera de octubre en la unidad Sevia 2.

Este Diario consultó a Petroecuador sobre estas paralizaciones, así como las no programadas, pero hasta el cierre de la presente edición no hubo respuesta. EL COMERCIO publicó entre el 23 y el 24 de enero del 2017 detalles de los costos de la repotenciación (gráfico). El ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, cuestionó el jueves la calidad de las obras que presentan problemas, al anunciar la para por daños en áreas sensibles de la planta.

La rehabilitación del complejo se planificó en tres etapas con un plazo estimado de cinco años -del 2008 al 2013- y una inversión programada de USD 855 millones. Desde 2011 se sumaron obras y servicios que elevaron esta cifra en 2,7 veces. El costo de la repotenciación ascendió a más de USD 2 200 millones.

La suscripción de contratos complementarios fue una de las causas por las cuales se elevó el costo. La Armada estuvo hasta julio del 2010 a cargo del proceso cuando pasó a los civiles. En el periodo de Carlos Pareja Yanuzzelli como gerente de Refinación se adjudicaron, sin concurso, 64 contratos bajo giro específico del negocio.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/refineria-paras-programadas-ecuador-esmeraldas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com