Alcoholímetros no funcionan en control de salida de buses de la Terminal Terrestre

Los buses intercantonales e interprovinciales salían de los patios internos de la terminal terrestre de Guayaquil hacia los andenes de la estación, uno tras otro, a las 10:30 de ayer. Dos vigilantes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), en la mitad de la calle, los observaban rápidamente y a la mayoría les daban paso; a algunos los detenían.

Les revisaban la documentación del conductor y más minuciosamente chequeaban la carrocería. Si tenía llantas lisas, parabrisas resquebrajados, luces dañadas, entre otros aspectos de las unidades, le colocaba un sello amarillo que decía: Suspensión. No se los dejaba salir si no cambian las piezas.

Así son los controles a las unidades, pero los choferes ya no portan consigo el tique emitido por el alcoholímetro digital, debido a que las siete máquinas que la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) entregó en septiembre del 2012 están dañados, según choferes.

Llevan más de seis meses sin ese control, la mayoría de conductores. Algunas veces y cuando hay feriados, como el del 25 de julio pasado, les hacen la prueba con unos aparatos portátiles o les piden que ‘soplen’, pero no a todos, coincidieron varios conductores, a quienes se les intensificarían los controles desde la tarde de ayer por la salida de viajeros prevista en este feriado que arranca hoy.

Boris Palacios, viceministro de Gestión de Transporte, indicó el martes que desde ayer se desarrollarán operativos entre la ANT y subsecretarías del Ministerio de Transporte, para controlar que se respeten los límites de velocidad, ciclovías en la región Costa, normas de tránsito, y reforzar las revisiones a vehículos en las 62 terminales terrestres y carreteras.