El sistema de justicia de Ecuador se sustenta en la meritocracia y autodepuración

Los procesos de selección y de evaluación de desempeño de los jueces son parte de un sistema de autodepuración de la Función Judicial ecuatoriana que se ha convertido en un referente regional.

Así lo aseguró el Presidente del Consejo de la Judicatura (CJ), Gustavo Jalkh, durante la presentación del nuevo Concurso de Méritos, Oposición, Impugnación Ciudadana y Control Social para la designación de 270 cupos de formación inicial para la carrera jurisdiccional a nivel nacional.

El doctor Jalkh recordó que en la actualidad, los concursos para elegir a los nuevos administradores de justicia, se caracterizan por su transparencia, participación y control social, a diferencia de lo que ocurría antes cuando los jueceseran nombrados a dedo, tenían un contrato temporal y no pasaban por un proceso de evaluación.

“Queremos que ingresen lo mejores juristas a la Función Judicial, a administrar justicia en nombre del pueblo ecuatoriano, pero hay que tener en cuenta que luego de este exigente proceso, los jueces no son dueños del cargo, son funcionarios públicos que de acuerdo a la Ley, deben someterse a evaluaciones de desempeño”, precisó.

Sobre el desarrollo del concurso, el titular de la Judicatura explicó que los interesados en integrar el banco de elegibles de jueces de primer nivel, deberán postularse, desde el 5 hasta el 18 de diciembre, en la página web www.funcionjudicial.gob.ec. Ahí, podrán cargar los siguientes documentos: copia del título de abogado, legalmente reconocido en el país, y una relación motivada en la que se describan las razones por las que quiere ejercer el cargo de juez.

También deben presentar una declaración juramentada avalada por un notario. En ese documento, afirmarán que la información consignada es verdadera; que no están incursos en las inhabilidades e incompatibilidades para el ingreso al servicio público; que no tienen condena por delitos de concusión, cohecho, extorsión, peculado, prevaricato o defraudación a entidades públicas; y, que han ejercido con probidad notoria su profesión de abogado.

Una vez que se compruebe la información presentada, la Judicatura, el 6 de enero de 2017, publicará la lista de aspirantes que pasará a la fase de impugnación y control social. Esta etapa será del 9 de enero al 6 de febrero de 2017. La objeción se resolverá en audiencia pública y de ser aceptada, el postulante impugnado no participará en el concurso.

La fase de méritos y oposición se realizará entre el 7 de enero y el 19 de abril de 2017. Los méritos (preparación académica y acciones afirmativas) serán calificados sobre 15 puntos; mientras que la oposición (que incluye pruebas teóricas y prácticas), sobre 85.

En el examen teórico, los participantes responderán 70 preguntas seleccionadas aleatoriamente de un banco de 2 500. El cuestionario deberá resolverse en un tiempo máximo de 90 minutos. De igual forma, en la prueba práctica, los candidatos solucionarán dos casos (de una base de 300), para ello, tendrán un tiempo máximo de 60 minutos.

El listado de preguntas y casos estarán disponibles en la página web de la Función Judicial con 10 y tres días de anticipación a la fecha del examen, respectivamente. El aspirante recibirá la calificación obtenida en cuanto termine sus evaluaciones.

El puntaje mínimo para pasar a la siguiente etapa, que es la evaluación psicológica, será de 70 puntos sobre 100.

El doctor Jalkh comentó que el test psicológico es excluyente, es decir, quien lo aprueba continúa en el concurso, caso contrario, sale de él aunque tenga una calificación previa de 100 sobre 100. Indicó que esta valoración psicológica establece si los aspirantes presentan cuadros psicopatológicos, fobias, traumas, complejos, o cualquier alteración que les impida cumplir a cabalidad con las funciones inherentes al cargo que quieren desempeñar.

Aclaró, además, que esta prueba describe la situación del candidato en ese momento y por lo tanto, no predice el futuro.

Quienes superen todas estas fases, obtendrán un cupo de formación en la Escuela de la Función Judicial, donde recibirán 511 horas de formación. Al final de este periodo, volverán a ser evaluados y si obtienen una calificación mínima de 80 sobre 100, ingresarán al banco de elegibles.

Manifestó que los jueces seleccionados llenarán las vacantes que existan, cubrirán los reemplazos temporales o definitivos y participarán en la ampliación de la cobertura judicial. /CJ