Habitat III abre su sede en Quito y movimientos sociales preparan resistencia

Quito.- Con el izado de la bandera de Naciones Unidas, Quito entró hoy en la recta final hacia la Conferencia Habitat III, que se inaugura este lunes, mientras movimientos sociales alistan en esa misma capital la resistencia al foro de la ONU sobre urbanismo sostenible.

En una ceremonia especial, el director de Habitat III, Joan Clos, recibió de forma simbólica el espacio en el que se desarrollará la Conferencia, que acogerá a unos 35.000 delegados de 193 países.

De forma paralela, representantes de grupos sociales de varias regiones del planeta, coaligados en el llamado “Comité Popular por Nuestros Territorios – Frente a Habitat III”, también alistan la contracumbre para, según ellos, denunciar “a quién beneficia” la Conferencia de la ONU.

Clos, al recibir el espacio -que estará bajo jurisdicción de la ONU hasta el próximo jueves- dijo que la Conferencia de Quito “es resultado de tres años de preparación”.

Habitat III prevé elaborar una Nueva Agenda mundial sobre Desarrollo Urbano Sostenible, una “hoja de ruta para los próximos veinte años”, según comentó el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien avanzó que el documento final contendrá unos 175 párrafos.

El lema del encuentro es “El cambio nace en el corazón del mundo” y Quito será “la casa común del planeta” durante el encuentro, aseguró Correa al recordar que esta cita es la tercera organizada por la ONU tras las celebradas en Vancouver (Canadá, 1976) y Estambul (Turquía, 1996).

Habitat III tendrá su sede en el complejo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y sus alrededores, en el centro-este de Quito, que ha sido acordonado con vallas y que se convertirá, durante la Conferencia, en territorio de Naciones Unidas.

En otro sector de la ciudad, no muy distante, en la ciudadela de la Universidad Central (Estatal), en el centro-oeste, cientos de activistas de organizaciones sociales también tendrán su conferencia, bajo el lema: “Otra ciudad es posible”.

Ese encuentro, llamado “Resistencia a Habitat III”, según sus organizadores, quiere elaborar una “agenda autónoma” desde la perspectiva de las necesidades de la comunidad y el “derecho a tener ciudad”.

En un documento, la llamada “Resistencia” asegura que la discusión paralela busca fomentar procesos participativos de los asentamientos urbanos en la determinación de planes, programas y proyectos de convivencia humana armónica con la naturaleza.

Además, dicen rechazar los “paradigmas consumistas que estimulan el despilfarro y la megalomanía”, por lo que se propondrán acciones para el periodo “post Habitat III”.

En la “conferencia alternativa”, los grupos sociales analizarán los documentos de Habitat III, en los que, según aseguran, se desvelan “los intereses ocultos que entrañan este tipo de conferencias mundiales y los impactos que tienen en el ambiente, en la economía, en la cultura y en la sociedad”.

Asimismo, se proponen “divulgar una lista de quiénes ganan con Hábitat III y quiénes pierden” y visibilizar “temas vedados” en la Conferencia de la ONU como la violencia en barrios, el microtráfico de drogas y la inseguridad ciudadana, especialmente en Ecuador.

El encuentro de los movimientos sociales incluye conferencias, proyecciones audiovisuales, debates y actividades culturales, entre otras, según señala la agenda de actividades de los grupos sociales, que no contempla movilizaciones ni acercamientos con la Conferencia oficial de la ONU.

El Gobierno ecuatoriano ha destinado a más de 2.500 uniformados de las Fuerzas Armadas y de la Policía para que colaboren en la seguridad de Habitat III en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, zona sometida a restricciones en la circulación y a la que se puede acceder solo con acreditaciones emitidas por la ONU. EFE