Presencia de petróleo en playa de Salinas activa las alertas

Olores a hidrocarburo y arena negra tomaron por sorpresa a bañistas que llegaron al sector de la playa frente a Petrópolis, una zona donde están ubicados los primeros edificios de Salinas y que quedan cercanos al puerto de Santa Rosa y a un área en la que hay máquinas de explotación petrolera.

Aunque para el grupo de bañistas esto era nuevo, para los guardianes de varios de los edificios construidos al pie del mar, para comerciantes y algunos residentes esta situación es “normal”.

“La arena en esa parte siempre ha sido negra y ya es normal”, dijo Gloria González, quien habita cerca y baja a la playa de vez en cuando. “Esto es de hace tiempo, cuando el mar sube y se hace bravo como que escarba, pero eso es normal, solo si está bravo sale el olor a petróleo”, puntualizó.

Sobre el tema, Santiago Tapia, de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH), manifestó: “En este caso no es un derrame de petróleo, lo que se presenta ahí es un afloramiento natural por la acción de las mareas al golpear con las arenas breas (que contienen crudo natural) que hay en el subsuelo de la zona”.

En cuanto al color de la arena, que en un área es negra, Tapia aseguró que se trata de arenas ferrosas, es decir, “su compuesto más es de hierro, por la sedimentacion y erosión de diferentes tipos de roca, principalmente de formaciones volcánicas”, detalló.

Clara Panchana, del departamento de Ambiente del Cabildo de Salinas, también confirmó que existe un afloramiento, pero asegura que al ser un proceso natural no se trata de una contaminación provocada.

“Hay un afloramiento que viene de hace décadas, a partir de que hubo fuertes oleajes en la temporada se pudo verificar que se produjo más el afloramiento”, añadió.

La funcionaria indicó que se han hecho mingas de remediacion en el sitio con militares y con personal de Petroecuador. Entre las acciones de remediación se han utilizado paños absorbentes para disminuir el impacto, que sería más evidente en oleajes fuertes.

Aseguró además que en ese sector hay zonas de playa que fueron vendidas y que las grandes construcciones al pie del mar que se hallan en el área pudieron ocasionar el mencionado afloramiento.

Citó una situación generada en el sector de Magdalena 4, en Valparaíso, donde se intentó construir unas piscinas de sal y se rompió el sello. “La superficie de la tierra tiene ciertas capas, si las rompes al excavar más de lo normal sale hidrocarburo”, manifestó. (I)

EU_LV