Publicado: : 20 de marzo de 2014

INP presentó avances sobre el proyecto de cultivo de camarón en jaulas marinas

larv1

El proyecto “Cultivo experimental de camarón (Litopenaeus vannamei) en jaulas marinas” que impulsa en Puerto Engabao, el Instituto Nacional de Pesca (INP), entidad adscrita el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), presentó los primeros resultados.

 

Los camarones que se obtuvieron en este primer ensayo aumentaron, en un periodo de 15 días, 600 veces su tamaño con relación al momento de la siembra. Es decir, de 1,66 milígramos llegaron a pesar alrededor de un gramo. Este es uno de los indicadores que apunta a que esta actividad sea un éxito en el país.

En esta primera fase se sembró camarón en una de las tres jaulas que contempla este proyecto, esto con el propósito de recoger experiencias y pormenores que se pudieran presentar antes, durante o después de la siembra.

 

Uno de los problemas presentados en esta etapa fue la ruptura en un tramo de la cadena que conforma el sistema de anclaje. Producto de este incidente, la plataforma y la jaula donde se encontraban alojadas la primeras 100.000 larvas, fueron arrastradas por la corriente hasta un sector de la playa en Puerto Engabao.

 

No obstante, la experiencia arroja saldos positivos. Los técnicos del INP concluyen que hasta el momento es posible sembrar post-larvas pequeñas (600 organismos por gramo), descartando altas mortalidades por el efecto de las velocidades de la corriente del mar en ese sector. Sin embargo, se recomiendan post-larvas de mayor peso o juveniles que podrían enfrentar en mayor medida el efecto del estrés causado por las corrientes marinas.

 

En cuanto al material utilizado para la confección de la infraestructura, se concluyó que las mallas de las jaulas hechas de redes de pesca de poliamidas (nylon) están sujetas a mayores adherencias biológicas que las mallas hechas de nytex (poliéster), lo que implicaría mayor frecuencia en la limpieza.

 

Por otra parte, las condiciones oceanográficas actuales de Puerto Engabao favorecen en gran medida la presencia de plancton (microalgas, huevos de peces, etc.); conjunto de organismos vivos de alto valor nutricional para el animal cultivado, lo que influye positivamente en el crecimiento y engorde de los camarones sembrados. Se considerará además, el potencial uso de sustratos artificiales para la alimentación.

 

También se evidenció que alrededor de la infraestructura, específicamente en el sistema de flotación, y en mayor concentración en las mallas externas de las jaulas, se presentaron adherencias biológicas (microalgas, colonias de hidrozoos, poliquetos, etc.), que favorecieron la aglomeración de peces; formándose de esta manera un micro hábitat. Un fenómeno similar ocurre en los arrecifes artificiales (zonas marinas acondicionas por el hombre) como por ejemplo los barcos hundidos.

Para el inicio de este proyecto se tuvo en cuenta el tamaño de la larva para este sistema de cultivo; el aprovechamiento del balanceado comercial (35 por ciento de proteínas) en aguas abiertas; el crecimiento de la larva en presencia de alimento natural (plancton); el procedimiento para las actividades de alimentación y cuidado del sistema de cultivo; y por último, la revisión de los organismos para evitar potenciales enfermedades.

Con las experiencias alcanzadas durante esta actividad, que da sus primeros pasos en el país, se reinstalará, en las próximas semanas, el sistema de cultivo en jaula.

Este proyecto pionero tiene como finalidad diversificar la matriz productiva, aportando con alternativas de producción acuícola que apunten a favorecer al sector pesquero artesanal, con tecnología que se encuentre a su alcance.

Fuente: INP-Luis Viera