Dinapen rescata 243 menores de fiestas con presencia de licor

Un total de 243 menores de edad han sido rescatados de 45 fiestas sin permiso desarrolladas en Cuenca a lo largo del 2013, según las estadísticas de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen). Es una iniciativa que busca alejar a los jóvenes del consumo de licor.

En el último operativo, desarrollado el pasado fin de semana, alrededor de 300 personas se encontraron en una fiesta, cuyo ingreso era pagado y en la cual se destinó un espacio donde se encontraban 45 menores consumiendo licor y cigarrillo.

Pese a que el número de menores encontrados es alto, no todos ingresan a  los registros de la Dinapen, ya que la mayoría son entregados a sus padres apenas se procede a su detención y aquellos que no son retirados por sus progenitores forman parte de la estadística.

El cabo Juan Pablo Jara, agente de la Dinapen, explicó que los operativos para dar con este tipo de fiestas es amplio, ya que los organizadores utilizan las redes sociales para promocionarlas y buscan lugares en las zonas periféricas de la ciudad para desarrollarlas.

Detenidos
“En el lapso de un mes se organizan entre cinco y seis fiestas y se detiene en promedio a 35 menores, el problema radica en que el consumo de licor es frecuente y los menores tienen acceso directo al mismo.  A veces se encuentra a los organizadores y son detenidos, otros huyen”, comentó Jara.

Según los datos de la Dinapen, en enero se localizó a 47 menores en diferentes fiestas; en febrero a 57; en mayo a 4; en junio a 38; en julio 9; agosto, 14; septiembre a 21; octubre a 19; en noviembre a 16 y en lo que va de diciembre, 18 menores.

El licor decomisado de las fiestas permanece en la bodega de la Dinapen, a la espera de que los propietarios lleguen con las facturas que justifiquen la procedencia, después de que las evidencias sean utilizadas en las audiencias.

Recomendación
Por su parte Jorge Cabrera, intendente de la Policía del Azuay, pidió a los padres de familia tener más vigilancia con sus hijos. “Al saber que su hijo irá a una fiesta, el padre debe conocer a los organizadores del evento, la razones de la fiesta y que cuenten con los permisos necesarios”, indicó Cabrera.

El Intendente indicó que en el último operativo se encontró licor, pipas para fumar y golosinas empapadas en licor, las que podían ser consumidas por los menores de edad, quienes no debían estar en el lugar, ya que están fuera del horario establecido.

Para los menores, existen las fiestas denominadas matinés, con el horario de14h00 a 18h30, las que deben contar con permiso de las autoridades y que personal de la DINAPEN las supervisa para evitar la presencia de licor o drogas.

Jara indicó que es una prioridad de la Policía prevenir el consumo de licor en los menores, más aún cuando la principal causa de agresiones en la ciudad es debido a la ingesta de alcohol.

Fuente: Ministerio del Interior