Jóvenes condenan las políticas económicas de los organismos internacionales

“Los jóvenes han tenido un ataque masivo a través de las políticas económicas y financieras implementadas por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), quienes conjuntamente con los gobiernos de turno, en el contexto de la crisis Europea, privilegiaron los salvatajes bancarios, el pago de la deuda y limitaron el gasto social”, así lo señaló Francisco de Azevedo, representante de Portugal, en uno de los seminarios del sexto día del Décimo Octavo Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

En Portugal, así como en muchos países europeos, donde el origen de la crisis financiera en más del 50% era privada y no pública, y a la cual el FMI, BM, OCM destinaron fondos, hoy pagan esa deuda los millones de ciudadanos europeos. En el caso de Portugal, esto significó 2 millones de personas que viven en la pobreza de un total de 10 millones, desempleo, incrementado al 30%, emigración, deserción de las universidades y educación secundaria pues no se puede pagar por ella, explicó Azevedo.

Ritabrata Banerjee, secretario de la Federación de Estudiantes de la India, criticó a los organismos financieros internacionales, pues en India, segundo país más poblado del planeta, el 77% de personas ganan 0,25 centavos de dólar por día. “Esto, como reflejo de las políticas fascistas de extrema derecha que desde hace 25 años han permitido los gobiernos de India”, señaló.

“África tiene que mapear su propio destino, con un modelo económico que responda a las necesidades humana. No podemos comprometernos con esta política económica del FMI, BM y OMC que tiene como centro el euro y que además es reflejo de aquellos que participan de la actividad económica. Nos preguntamos ¿está trabajando realmente por los africanos?”, expresó Salomo Hei, representante de la juventud de Namibia.

De Ecuador, Gustavo Iturralde, manifestó: “se supone en principio que estos organismos internacionales tienen fines loables, sin embargo, han demostrado que son instrumento para someter a los países a través de las cartas de intensión a las políticas financieras y económicas del capital, a costa del bienestar de los pueblos”.

“Nuestras soluciones y propuestas deben ser desde nuestros propios países”, señalaron los ponentes, enfatizando la importancia de defender su soberanía frente a estos organismos que los consideran anacrónicos, y que desde el 2010 con su paquete de rescate en Europa hasta la fecha no han demostrado mayores avances a favor de las poblaciones.

Se destacaron las distintas alternativas de plataformas internacionales como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), donde las personas se fortalecen de estos modelos.