Consejo de la Judicatura ratifica su compromiso de proteger fundamentales de los habitantes del Ecuador

Con una placa recordatoria para Floresmilo Bolaños Paz, ciudadano ecuatoriano que estuvo detenido por más de seis años, sin sentencia, acusado de un crimen que no cometió, el Consejo de la Judicatura y el Ministerio de Justicia conmemoraron este 10 de diciembre, los 65 años de vigencia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En una emotiva ceremonia, el Presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh, recordó que lo ocurrido con Floresmilo Bolaños, fue el resultado del abandono de la justicia y del Estado, por tal razón, dijo que este homenaje representa un compromiso, de todas las instituciones estatales, para que estos hechos no vuelvan a repetirse y tampoco queden en la impunidad.

El titular de la Judicatura afirmó que esta placa es una forma de reivindicar el daño ocasionado y ofreció disculpas: “A usted señor y a su familia, aunque ninguna disculpa será suficiente para compensar seis años de injusticia, pero debe significar un ejemplo de lo que no puede volver a ocurrir”.

En septiembre de 1982, Floresmilo Bolaños fue detenido, por la muerte de Iván Egas. En 1987 presentó una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos. En 1989 el Comité consideró que Ecuador es responsable de la violación de los Derechos Humanos de Bolaños, por lo que fue obligado a adoptar medidas para remediar las violaciones sufridas por el ciudadano.

El Ministro de Justicia, José Serrano, afirmó que este debe ser un día de reflexión. “Hoy vivimos en una democracia participativa y desde el Estado se garantiza la protección de los Derechos Humanos”, dijo, al recordar que este acto reparatorio es parte del Buen Vivir.

En otra ceremonia, realizada en el Boulevard de la Av. Amazonas y Naciones Unidas, el Consejo de la Judicatura y el Municipio de Quito también colocaron otra placa conmemorativa que ratifica el “compromiso inquebrantable con la protección y defensa de los derechos fundamentales de todas y todos los habitantes del Ecuador, pilares de la democracia y razón de ser del Estado”. Las dos instituciones también convocan a la ciudadanía para que se apropie de sus derechos humanos, los integre en la convivencia diaria, construyendo una sociedad enmarcada en la Cultura de Paz y el Buen Vivir.

El representante de la ONU en el país, Diego Zorilla, afirmó que Ecuador es un ejemplo paradigmático de como los Derechos Humanos han sido traducidos en la Constitución de la República vigente.

El Alcalde de Quito, Augusto Barrera, afirmó que la placa permitirá recordar la lucha que, día a día, libra la ciudadanía por conseguir el respeto a sus derechos. En este marco, invitó a todos a participar para que se cumpla lo establecido en la Constitución y el país se convierta verdaderamente “en un Estado Social de derechos y justicia”.

Fuente:  Consejo de la Judicatura – Luis Viera