El caso Chevron debe ser referente para América Latina frente a los abusos del capital extranjero

La lucha de Ecuador contra la petrolera estadounidense Chevron debe convertirse en referente para que los países de América Latina definan una política común frente a los abusos del capital extranjero, sostiene Roberto Pizarro, economista de la Universidad de Chile y ex ministro de Planificación del país austral entre 1996 y 1998.

Pizarro hizo un análisis en la revista América Economía de la “campaña agresiva” (jurídica y mediática) de la transnacional estadounidense contra el Gobierno de Ecuador luego de que una corte judicial ecuatoriana la condenara a pagar una millonaria indemnización a cerca de 30 mil comuneros afectados por la contaminación causada tras la operación de Texaco, entre 1964 y 1990.

A criterio del analista, la empresa no acepta la sentencia ni los procedimientos judiciales; no asume sus responsabilidades y pone en marcha todos los mecanismos del Derecho Corporativo Global para favorecer sus propios intereses.

En definitiva, señaló, no acepta la soberanía nacional de Ecuador y se aprovecha de un sistema jurídico internacional completamente asimétrico y que protege a las transnacionales a través de normas de comercio e inversiones de carácter multilateral, regional y bilateral, así como litigios ante tribunales internacionales.

Por todo lo anterior, indicó Pizarro, el caso Chevron pone de manifiesto cómo las empresas transnacionales se convierten en poderosos agentes cuyo accionar no es diferente al empleado por similares empresas en otros países.

Pizarro cita los casos de Barrick Gold (en el norte de Chile), y de Hidroaysén (en la Patagonia), como paradigmáticos del atentado de las transnacionales a los derechos humanos fundamentales de las comunidades locales.

Consideró fundamental un Tratado Internacional para el control de las empresas transnacionales, en el marco de Naciones Unidas, para terminar con la impunidad de sus operaciones en los países en desarrollo.

El 17 de septiembre, el presidente Correa lanzó la campaña “la mano sucia de Chevron” que busca evidenciar el daño ambiental causado por la transnacional.

Organismos regionales como el Parlamento Latinoamericano, el Foro de Sao Paulo, los Cancilleres de Unasur y personalidades como Al Gore, Brad Pitt y Sting, Danny Glover, Cher, Alexandra Costeau, entre otros, se han adherido a la campaña de solidaridad a favor del Ecuador.

Fuente: Andes – El Ciudadano