Autoridades y sector acuícola toman medidas para evitar el ingreso de la Necrosis Hepatopancreática Aguda del camarón

Autoridades del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) se reunieron con representantes del sector acuícola para revisar la propuesta del Plan de Contingencia contra la enfermedad de la Necrosis Hepatopancreática Aguda (AHPND), elaborado por el Instituto Nacional de Pesca (INP).

Asistieron la subsecretaria de Acuacultura, Priscilla Duarte; director de Control de Recursos Pesqueros, Molke Mendoza; director del INP, Edwin Moncayo; John Salazar y Marcos Álvarez, de la Sociedad Latinoamericana de Acuacultura (SLA); Laurence Massaut y Leonardo Maridueña, de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA); delegados de empresas dedicadas a la comercialización del camarón  en sus diferentes etapas y de insumos de uso acuícola, entre otros.

El INP explicó cada uno de los puntos que integran el Plan de Contingencia. En primer lugar, la enfermedad y su agente causal, una cepa virulenta de Vibrio parahaemolyticus, que comienza colonizando el tracto digestivo del camarón, y una vez allí se producen las toxinas que causan la disfunción del hepatopáncreas.

Según los expertos, los principales signos visibles de la AHPND aparecen entre los 10 a 30 días posteriores a la siembra de las post larvas, y es importante estar alertas ante las manifestaciones que pueden presentar los especímenes infectados: coloración pálida del hepatopáncreas  (en ocasiones con manchas o rayas oscuras visibles), estómago y tracto digestivo vacíos.

El INP presentó una serie de medidas que permiten fortalecer el sistema de prevención y de esta manera evitar la introducción y/o propagación de la enfermedad en el país.

Entre ellas, y la que mayor importancia reviste, es el mantenimiento y cumplimiento del Acuerdo Ministerial 043, que establece la barrera sanitaria para camarón vivo en cualquier fase y sus productos, y otros insumos de uso acuícola provenientes de los países afectados por la enfermedad.

También se promueve el uso de buenas prácticas de acuacultura y medidas de bioseguridad: mantener una buena calidad de agua en las piscinas;  uso de mecanismos de aeración adecuados; utilizar piensos de alta calidad; evitar el estrés ambiental; controlar la densidad poblacional de la siembra, con el objetivo de evitar hacinamientos.

La SLA también presentó su propuesta de Plan, que será analizada e incorporada al Plan de Contingencia definitivo, junto a los señalamientos propuestos por los participantes.

La CNA destacó la importancia de establecer los canales oficiales de comunicación, mediante los cuales se reporten las anomalías detectadas y de esta forma tomar las medidas inmediatas que permitan controlar y erradicar la enfermedad.

La Subsecretaría de Acuacultura (SA) y el INP se comprometieron capacitar a los diferentes sectores dedicados a la actividad, en cuanto a la enfermedad, su manifestación y medidas para prevenir su propagación.

En 10 días, se discutirá la versión mejorada del Plan de Contingencia, en el que se establecerán las medidas que permitan evitar el ingreso de la enfermedad al país,  y en caso de que ocurra, que el sector se encuentre preparado para enfrentarla.

Fuente: MAGAP