No convenció a muchos el “Black Friday”

Si bien hubo descuentos, algunos consumidores opinaron que la mercadería no era la mejor y los precios estaban elevados. Tiendas como Timberland y Topitop, en City Mall, vendieron hasta el mediodía $ 1.000 y $ 7.000, respectivamente.

Desde las 9 de la mañana el local de Artefacta de 9 de Octubre y Víctor Manuel Rendón, centro de Guayaquil, abrió sus puertas con más expectativas que de costumbre.

Globos de color negro y carteles con las palabras ‘Black Friday’ recibían a los interesados en comprar electrodomésticos con descuentos de hasta el 50%, tal como fue anunciado.

Milton Cedeño preguntó por una refrigeradora que ya ‘tenía vista’ y la encontró en $ 748. Salió del almacén con la intención de consultar con su esposa sobre el artefacto escogido.

Sin embargo, no toda la mercadería estaba con descuento especial y esa fue la sorpresa de muchos ciudadanos.

Alexandra García buscaba una lavadora con ‘perillas’, pero no la encontró; en su lugar le ofrecieron una digital -sistema en el que dijo no confiar totalmente- y de otra marca. “Vine porque pensé que todo estaba en oferta”, expresó.

Así, en una de las paredes de ese local, de una exhibición de 12 televisores, únicamente 2 tenían el cartel de ‘viernes negro’. Estos pertenecían a una tecnología anterior y eran parte de la mercadería de este año.

El precio de un televisor Samsung pasó de $ 599 al contado a $399, solo por esta ocasión y hasta agotar stock.

Un equipo de similares características, fuera de oferta, tendría un precio final de $ 1.071 con crédito directo, es decir con pago en cuotas mensuales.

Desde la apertura del almacén, hasta las 10:30, aproximadamente, 10 personas ingresaron a ese local.

Al mediodía en City Mall, uno de los centros comerciales que también anunció su participación en el mundialmente conocido día de rebajas, los compradores ya se habían ‘tomado’ las instalaciones.

Tiendas como Tommy Hilfiger sacaron mercadería seleccionada, en especial camisas y pantalones, hasta el pasillo para que la gente pudiera escoger. Los precios no bajaban de 60 dólares, aun a mitad de precio. La desazón entre los visitantes radicaba en que las prendas no parecían las mejores de la tienda.

Muchos especulaban y aseguraban que la publicidad había sido engañosa.

“Encontré zapatos que con el descuento costaban más de $ 100, completamente inasequibles. He recorrido desde las 10:00 y veo mercadería que parece que se vende solo para recuperar el capital”, dijo Paola Chang.

Los comentarios eran diversos. Si bien para María Fernanda Estévez, los locales de venta de relojes y zapatos tenían buena mercadería, en otros parecía que se vendía la ropa ‘que se está quedando’ y con un descuento no tan bueno.

No obstante, hasta el mediodía la tienda Timberland había vendido mil dólares de toda su mercadería, y la firma peruana Topitop, alrededor de $ 7.000.

Xavier Pazmiño, administrador de Topitop, dijo que allí toda la ropa es nueva, debido a que la tienda abrió recién este mes.

En el Mall del Sur no todos los locales ofrecieron ofertas.

En Quito la tónica fue similar. Edison Pérez, quien visitó la tienda Mundo Mac en el centro comercial El Jardín, en el norte de la capital, salió del establecimiento sin la computadora que quería.

“El descuento lo ofrecían solo con tarjeta Diners o en efectivo, y yo quería aplicar con otra tarjeta. En la vitrina no se especificaba que el ‘Black Friday’ era solo con Diners o efectivo”, expresó el comprador.

LBS/La H Grande de la Información … Fuente: telegrafo.com.ec