Ministra Lorena Tapia: “Chevron causó el mayor daño ambiental en Ecuador”

La Ministra del Ambiente, Lorena Tapia, inculpó a la petrolera estadounidense Chevron-Texaco de provocar el mayor daño ambiental en la Amazonìa ecuatoriana.

“Chevron causó un impacto ambiental incalculable en uno de los ecosistemas más vulnerables del planeta: la Amazonía ecuatoriana”, dijo la titular del MAE durante su intervención en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se desarrolla en Polonia.

En su intervención, Tapia reveló que el impacto ecológico causado por la transnacional petrolera Chevron mientras operó en Ecuador (1964-1990) es más grande que el provocado por Exxon-Valdez en Alaska y British Petroleum en el Golfo de México, y que luego de un largo proceso judicial fue encontrada culpable por los daños causados a las comunidades indígenas amazónicas.

Recordó que la mencionada trasnacional ha emprendido una campaña de desprestigio y una demanda arbitral en contra del Ecuador con el fin de desconocer su culpabilidad.

Por ello, conminó a estar alertas de “este tipo de poderes corporativos, que ahora quieren impregnarse de estas negociaciones y del régimen de cambio climático, que deben ser vigilados y regulados, a fin de evitar que bajo la supuesta contribución del sector corporativo en la lucha contra el cambio climático, se ponga en riesgo no solo la estabilidad ambiental y climática del planeta, sino la estabilidad económica de los países en desarrollo a través de demandas arbitrales multimillonarias”.

“Si los países del sur fueran responsables del cambio climático, muy seguramente, ya los países poderosos nos hubieran obligado, a cumplir y evitar esos desastres en sus tierras”, dijo al conminar a los países a respetar los acuerdos sobre cambio climático.

Durante su alocución de 11 minutos, reconoció que los países en desarrollo actúan, en proporción, mucho más que los países desarrollados ya que están superando las acciones definidas por sus compromisos, además, informó que Ecuador, mantiene acciones de mitigación y adaptación en funcionamiento, y se coordinan políticas nacionales de cambio climático desde espacios con alto nivel político.

En su discurso, la Máxima Autoridad Ambiental ecuatoriana dijo que la falta de compromiso internacional hizo fracasar la iniciativa Yasuní-ITT, que consistía en dejar bajo tierra y sin extraer, las más grandes reservas probadas de petróleo del Ecuador, evitando la emisión de 407 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, además de otros importantes beneficios para la conservación de la biodiversidad y la protección de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

”Este sacrificio histórico que el Ecuador soberanamente ofreció al mundo al renunciar a alrededor de 18 mil millones de dólares que significaría la explotación del petróleo, implicaba la co-responsabilidad de la comunidad internacional, a través del aporte de por lo menos el 50% del valor neto de lo que el Ecuador dejaría de recibir por la no explotación de petróleo y la no emisión de gases de efecto invernadero de las reservas de los Bloques ITT”.

Lamentablemente, a pesar de innumerables muestras de apoyo y algunos aportes financieros, los países desarrollados decidieron seguir deshonrando su deuda ecológica y climática, con lo cual el Fideicomiso manejado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, nunca llegó a contar con los recursos suficientes esperados.

Por ello, el Ecuador “consciente de la responsabilidad del Estado de garantizar el derecho de su población al desarrollo, dispuso la liquidación de la Iniciativa, mientras que la Asamblea Nacional declaró de interés nacional a los recursos no renovables ubicados estos bloques, cuya explotación vía perforación horizontal con los más altos estándares ambientales y con apenas el uno por mil de afectación al territorio del Parque Nacional, nos permitirán avanzar en la erradicación de la pobreza en armonía con la naturaleza”.

 

Fuente: El Ciudadano