Autoridades revelan que ataque a militares en Gualaquiza fue una emboscada

El Viceministro de Defensa, Carlos Larrea, informó que la documentación visual sobre el ataque armado en contra de personal de las Fuerzas Armadas producido en Gualaquiza (Morona Santiago) el pasado jueves 7 de noviembre está en manos de la Fiscalía para su respectiva investigación .

En rueda de prensa, el Viceministro afirmó que los militares realizaban operaciones de control de minería ilegal. “Hay evidentes elementos que demuestran que se trató de una emboscada en la que miembros de las Fuerzas Armadas resultaron heridos”, informó Larrea.

En el video presentado ante los medios de comunicación se observa que en el momento que los militares realizaban el decomiso de las dragas que operaban ilegalmente a las orillas del río, un hombre los amenazó. Minutos después, la misma persona desde la orilla empieza a disparar con una escopeta, contra los militares.

La grabación comprueba que los soldados no respondieron el ataque y decidieron seguir con su viaje. Pero, a pocos minutos de navegar fueron emboscados por desconocidos que dispararon si piedad. Nueve militares resultaron heridos, para rescatarlos sus compañeros tuvieron que hacer camillas de urgencia y pedir auxilio.

Wagner Bravo, Jefe de Estado Mayor del Ejército, enfatizó que el armamento que utilizaron los militares que participaron en el operativo es para operaciones antimotines no letal. En cambio los agresores utilizaron carabinas con munición letal.

Precisó que los disparos en contra del personal militar fue realizado “a mansalva. “La mayoría de heridas son en la cara. Quiere decir que no quisieron prevenir al personal militar sino causarle daño”.

En este enfrentamiento falleció un ciudadano shuar del que hay evidencias de rastro de pólvora pues se le sometió a pruebas de parafina “lo cual indica que si disparó un arma” y que los soldados aplicaron el principio de uso progresivo de la fuerza y en legítima defensa.

Recalcó que el Gobierno combate de manera frontal a la minería ilegal porque se trata de un delito que atenta contra la seguridad del Estado. Además puntualizó que es necesario diferenciar la minería ilegal de la informal en la que la obligación del Estado es regularizarla y formalizar.

De los nueve militares heridos dos se encuentran todavía en recuperación: el subteniente Carlos López que tiene una afección de la masa encefálica producto de impacto de perdigones y el soldado Edgar Salazar quien perdió su ojo izquierdo a causa también de un perdigón.