Ecuador presenta propuesta de emisiones netas evitadas en la conferencia de Naciones Unidas

Ecuador presenta propuesta de emisiones netas evitadas en la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático en Varsovia – COP19.  El país espera que los países desarrollados inviertan recursos y transfieran tecnología a países como Ecuador, que se han comprometido con la lucha contra el cambio climático.

Ecuador participa en la 19ª Conferencia de las Partes (COP- 19) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que comenzó este 11 de noviembre, en Varsovia, Polonia, con la participación de una delegación integrada por representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Ministerio de Ambiente y Ministerio de Agricultura y Ganadería, Acuacultura y Pesca, la misma que está presidida por la ministra de Ambiente, Lorena Tapia.

En la apertura de la Conferencia los voceros de los países representados en el encuentro invitaron a buscar un compromiso global para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero que involucre no sólo acciones a nivel gubernamental, sino también un esfuerzo mancomunado del sector privado y de la sociedad civil para alcanzar un progreso real hacia un acuerdo exitoso de cambio climático, que deberá suscribirse en el año 2015.

Ecuador intervino también en la Reunión de las Partes del Protocolo de Kioto, a nombre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en la que destacó la importancia de la necesaria entrada en vigencia del 2º Período de Compromisos del Protocolo de Kioto, cuyo lamentable estado de apenas tres ratificaciones confirma dos realidades:
– La falta de voluntad política de los países Anexo I, conformado por los países desarrollados, para cumplir con sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, así como
– La evidente falta de predisposición para suscribir cualquier tipo de acuerdo en el 2015, que tenga la naturaleza de acuerdo vinculante y con un nivel de ambición de al menos 40% de reducción de emisiones por parte de los países desarrollados.
Por ello, en esta COP-19 Ecuador impulsa fuertemente la propuesta de Emisiones Netas Evitadas – ENE, como una oportunidad para que los países en desarrollo como el nuestro, puedan recibir beneficios económicos, transferencia de tecnología y construcción de capacidades, por evitar la emisión de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, los países desarrollados no han cumplido con sus compromisos establecidos en la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidas, especialmente en materia de reducción de contaminación y asistencia financiera y transferencia de tecnología para los países en desarrollo.
El acceso a dichos medios a través del reconocimiento de ENE, le permitirá a los países en desarrollo continuar avanzando en el proceso soberano de transformación de la matriz energética y productiva como instrumentos para alcanzar el Buen Vivir y la erradicación de la pobreza en armonía con la naturaleza.

Es importante destacar el esfuerzo conjunto que vienen realizando las instituciones ecuatorianas con incidencia en el tema medio ambiental. Un esfuerzo con directrices de carácter presidencial y del que se pueden observar frutos; es así que durante la reciente gira realizada por el Presidente Rafael Correa y el Canciller Ricardo Patiño, las autoridades francesas invitaron al Ecuador a acompañarles en la preparación de la próxima Cumbre de Cambio Climático a realizarse en el 2015.

Pese a con contribución marginal a este problema global resultante del irrespeto de bienes comunes globales de un modelo de desarrollo insostenible, Ecuador ha contribuido a reducir emisiones a través de la adopción de medidas tales como la mejora del octanaje en la gasolina y, para el 2016, un cambio en su matriz energética que incorpora el 96% de energía renovable – incluyendo hidroeléctrica, solar, eólica y geotérmica. Esto se suma a los proyectos como la Estrategia Nacional de reducción de emisiones por deforestación (REDD+), el Programa Socio Bosque y el recientemente lanzado Programa Nacional de Reforestación que involucra el sector privado, gobiernos locales y comunidades.