Glas pide indagar cómo Cléver Jiménez obtuvo correos privados de Correa

El nexo entre legislador de Pachakutik Cléver Jiménez y  Chevron parece muy cercano.  Esta semana, públicamente él anunció que tiene en su poder comunicaciones privada del Presidente Rafal Correa, coincidencialmente son las mismas que la petrolera presentó en un juicio en Nueva York y que fueron descartadas por la Corte de Nueva York.

Las comunicaciones privadas están protegidas por las leyes nacionales y mundiales y su violación es sancionada penalmente.

Por ejemplo, la Declaración Universal de los DD.HH. y el Pacto de San José sostienen que “será objeto de injerencias en su vida privada, su familia, su domicilio y su correspondencia”.  En el ámbito local, la Ley de Telecomunicaciones sostiene que está prohibido a terceras personas interceptar, interferir, publicar o divulgar, sin el consentimiento de las partes la información cursada mediante los servicios de telecomunicaciones”.

Además, el Código Penal vigente establece penas de hasta un año a la persona que intercepte, sin permiso judicial, las comunicaciones telefónicas o  por medios afines y a quienes sustrajeran o abrieran sobre de correspondencia personal.

Ante la violación de esas normas, el Vicepresidente pidió a la Fiscalía que inicie una indagación contra Jiménez.  Esta no es la primera ocasión que el asambleísta tenga lío judiciales, en su contra pesa una condena por injuriar al Presidente, Rafael Correa, cuando presentó una denuncia personal asegurando que el 30 de septiembre del 2010, el Mandatario fingió su secuestro.

Para el Procurador, Diego García, y el Secretario Jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, coincidieron que también se debe pensar en la relación entre Jiménez y Chevron, transnacional que emprendió un ataque contra el Ecuador.

Para Mera, el miembro de Pachakutik debería decir “¿Con qué personas de Chevron está tratando en el Ecuador que hackean los email?”.  El Procurador también se hizo la misma pregunta. “¿de dónde obtuvo Jiménez esas comunicaciones?”.

La oposición de Jiménez contra el Gobierno va más allá, aunque sus denuncias se caen al piso. Esta semana, la Contraloría nuevamente lo desmintió y dijo que no existe ninguna responsabilidad civil o penal en el contrato suscrito entre Petroecuador y Petrochina, para la venta de crudo.

El legislador habría divulgado este supuesto perjuicio al Estado en redes sociales, pero no tenían sustento. Ante esta nueva injuria, el Vicepresidente Glas dijo que presentará otra demanda contra el asambleísta de Pachakutik.