Oposición siria denuncia muerte de 1.300 personas por armas químicas

La oposición siria acusó ayer a las fuerzas del presidente Bashar al Asad de lanzar gas venenoso a cientos de personas cerca de Damasco y causar hasta 1.300 muertes en lo que, si se confirma, sería el peor ataque con armas químicas en el mundo en décadas.

Países occidentales y de Oriente Medio pidieron que los investigadores de armas químicas de la ONU, que llegaron a la capital siria hace tres días, sean enviados urgentemente al lugar de uno de los peores ataques en los más de dos años de guerra civil.

El gobierno sirio negó rotundamente haber utilizado armas químicas. Rusia, fiel aliado de Al Asad, hizo referencia a la posibilidad de una ‘provocación’ montada por la oposición.

Los ataques ocurrieron ayer en la madrugada en suburbios cercanos a la capital, según la oposición. Imágenes, algunas tomadas por fotógrafos independientes, muestran a decenas de personas, entre ellas muchos niños, en el suelo de una clínica sin heridas visibles.

En videos colgados en YouTube se ve a niños recibiendo oxígeno para ayudarlos a respirar. También aparecen médicos intentado reanimar a otros menores inconscientes. “¡Genocidio! ¡Genocidio!”, grita un hombre detrás de la cámara.

“Muchas de las víctimas mortales son mujeres y niños. Llegaron con las pupilas dilatadas, las extremidades frías y espuma en la boca. Según los médicos, son típicos síntomas de víctimas de gas nervioso”, afirmó una enfermera.

Badr Yamus, de una coalición opositora, precisó que “los médicos presentes en la zona creen que se podría tratar de gas sarín, por la forma en la que mujeres y niños murieron en sus casas”.

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó ayer una reunión urgente para abordar la situación en Siria. Pero, tras casi tres horas de alegaciones, no logró ponerse de acuerdo para pedir formalmente que se lleve a cabo una investigación.

El arsenal químico sirio, que existe desde hace varias décadas, está considerado como uno de los más importantes de Oriente Medio, lo que no se ha confirmado porque la información pública es casi inexistente. El régimen sirio admitió por primera vez, el 23 de julio del 2012, poseer armas químicas y amenazó con utilizarlas en el caso de una intervención militar occidental, pero nunca contra su pueblo.

Siria es uno de los pocos países que no firmó la Convención sobre las Armas Químicas y por lo tanto no es miembro del organismo de control.

100 mil personas 
Han muerto en la guerra que se inició en el 2011.