El mayor radiotelescopio del mundo, ALMA, está detenido por huelga

Las operaciones científicas de ALMA, el mayor radiotelescopio del mundo ubicado en el norte de Chile, están detenidas por el inicio este jueves de una huelga indefinida de trabajadores locales, que exigen mejoras laborales.

“Está todo detenido. Desde anoche las observaciones se detuvieron, no sale ningún tipo de datos y las antenas no se están moviendo”, dijo Danilo Castillo, dirigente del Sindicato de ALMA.

“El mayor perjuicio es que la comunidad científica internacional no pueden recibir ningún tipo de datos”, agregó Castillo.

En un comunicado, la administración de ALMA explicó que preparó un plan de contingencia para operar “de forma básica” con el fin de mantener encendidas las 66 antenas que forman parte del radiotelescopio, ubicado a más de 5.000 metros de altura, en pleno desierto de Atacama (1.600 km al norte de Santiago).

La huelga comenzó de madrugada, a menos de cinco meses de la inauguración del observatorio, una asociación entre Europa, Norteamérica y Asia del Este en cooperación con el gobierno de Chile.

La construcción y operaciones de ALMA son conducidas a nombre de Europa por el Observatorio Europeo Austral (ESO), a nombre de Norteamérica por el Observatorio Radio Astronómico Nacional (NRAO), operado por Associated Universities Inc. (AUI), y a nombre de Asia del Este, por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón.

Son 195 trabajadores – en su gran mayoría chilenos – contratados por la corporación AUI los que iniciaron la huelga. Otros 75 trabajadores, contratados por las otras organizaciones, tienen mejores condiciones de trabajo.

“Queremos mejoras en nuestras remuneraciones y mejoras en nuestra calidad de vida laboral”, dijo Castillo, que lideraba un grupo de trabajadores que protestaba en las afueras de la oficinas en Santiago de ALMA.

En uno de los carteles, los trabajadores exigían trabajar a más de 5.000 metros de altura “por salarios a la altura”.

El sindicato exige un aumento salarial de un 15% y mejorar las condiciones laborales, lo que fue rechazado inicialmente por la AUI.

“Nosotros habíamos pedido un 15%, pero estamos abiertos a una negociación. La intransigencia es de la empresa que niega el incremento”, explicó Castillo.

Antes de iniciar la huelga, la Dirección del Trabajo de Chile intentó, sin éxito, mediar en el conflicto.