La contaminación por desperdicios afecta al noroeste

En Paquisha, Flor de Bastión, Colinas de la Florida y El Fortín, barrios del noroeste de Guayaquil, parecen “normales” los montículos de desechos sólidos  acumulados al costado de las vías y, en algunos casos, formando “cascadas”  que bajan desde los barrios ubicados en laderas.

Vecinos consultados en esos sectores admitieron que la acumulación de desperdicios es por la falta de calles pavimentadas en la zona, el irrespeto a los horarios de recolección del consorcio Puerto Limpio y  la frecuencia del paso de los vehículos recolectores.

A lo largo de la  Perimetral, desde la vía a Daule hasta cerca de La Florida, en un tramo aproximado de cinco kilómetros, se observa  la presencia de desperdicios.

La sanción para quienes colocan basura en lugares prohibidos es de $ 63 a $ 318Lucy Chérrez, residente del sector Ciudad de Belén (Paquisha), denunció que los vecinos se han acostumbrado a botar basura, desde lo alto de las colinas, a cualquier hora del día. “También hay quienes pasan botando fundas desde sus carros cuando pasan rápido por la Perimetral”.

Los elementos desechados son de diversos tipos: orgánicos (alimentos y papel), inorgánicos (plásticos) y materiales de construcción.

En Bastión Popular y en Paquisha existe una ladera llena de basura, pese a que Puerto Limpio ubicó en el bloque 5 un contenedor (que se engancha  a los automotores para ser removido) para colocar los  desechos.
Recipientes similares se han colocado en las calles Cacique Álvarez y Calixto Romero (centro) y  detrás del Mercado Las Esclusas (sur).

Rosa López, moradora del bloque 2 de Bastión Popular, afirmó que al problema de la acumulación de desperdicios se suma la carencia de un sistema de aguas servidas y alcantarillado. “Las aguas negras y la basura caen por el mismo lado de la colina y se mezclan… la pestilencia es insoportable”.

En el sitio hay un canal para aguas lluvias que, a pocos metros de un paso peatonal, está semitapado por  la presencia de objetos plásticos, como tarrinas, fundas y vasos.

DATOS

En diciembre de 2009, el consorcio Puerto Limpio obtuvo el contrato de recolección de basura en la ciudad, que tiene vigencia 7 años y tiene un valor que supera los $ 174 millones.

En lo que refiere
 a limpieza  de calles, actualmente hay 916 obreros de barrido distribuidos en 627 microrrutas que cubren el cantón, en donde se barren,   alrededor, 67.000 kilómetros mensuales.

El barrido se ejecuta
 en todas las cunetas que constan  en el contrato de servicios con el Municipio de Guayaquil. Puerto Limpio forma parte del paquete mayoritario de la concesionaria de basura Vachagnon que manejó el servicio por cerca de 13 añosPor otro lado, en el bloque 6 de Paraíso de la Flor se repite la escena de la colina con desechos. La diferencia radica en que la basura cae al pie de un terreno baldío con un rótulo grande que señala que es propiedad del Municipio de Guayaquil.

Rosa López, quien vive en el bloque 7 de Paraíso de la Flor, comentó que el problema de los desperdicios lleva cerca de una década. “El carro recolector pasa solo tres veces a la semana… algunos, incluso, han optado por quemar la basura dentro del terreno baldío”, como se evidencia en la vegetación seca quemada en el lugar.

Para los moradores del sector, falta más educación ambiental en los hogares y en los establecimientos educativos. Además, se requiere que haya un mayor monitoreo por parte de las autoridades para sancionar a quienes infringen la  “ordenanza que norma el manejo de los desechos sólidos no peligrosos generados en el cantón Guayaquil”.

En el artículo 7, numeral 5 del mencionado estatuto, se dispone que los usuarios “depositen la basura en fundas plásticas y/o en recipientes impermeables debidamente cerrados y anudados”.

Adicionalmente, las normas obligan a “colocar los desperdicios en la acera, en el frente correspondiente a su inmueble, o en lugares apropiados y accesibles para la recolección por parte del personal de limpieza, en el horario y frecuencias fijados para el efecto”.

La sanción para los infractores incluye una multa que va del 20% al 100% de la remuneración básica unificada, es decir, de 63 a 318 dólares, dependiendo de la gravedad del incumplimiento.

Paola Gutiérrez, intendenta de Comunicaciones de Puerto Limpio, admitió que en algunos puntos del noroeste de la ciudad existen dificultades, pero estas se deben a que no están pavimentadas varias peatonales de  los barrios ubicados en las colinas.

3.300 toneladas de basura se generan diariamente en la ciudad, según Puerto LimpioEn estos casos, afirmó, “los carros transitan por la calle principal más cercana y los moradores están informados de los horarios de recolección”.

También señaló que se generan conflictos en los lugares que se acumula basura en la vía Perimetral por la presencia de recicladores informales que, armados con cuchillos, no permiten que el personal de Puerto Limpio desarrolle normalmente su trabajo. Para extender la cobertura del servicio, el consorcio prevé implementar otros centros de acopio que estarán en El Fortín, calle 17 de Mapasingue y en la parroquia rural Tenguel.

Según datos del consorcio Puerto Limpio, en el cantón se generan alrededor de 3.300 toneladas diarias de desechos sólidos.