“En Venezuela la calle se ha enfriado pero eso no quiere decir que el pueblo esté tranquilo”

De visita en Argentina, el doctor Ramsis Ghazzaoui, se entrevistó con las autoridades del Poder Ejecutivo Nacional en el contexto de la situación que atraviesa el país vecino en la actualidad. También se hizo tiempo para dialogar con Infobae y hablar sobre cómo escapó de Venezuela y su intención de conformar un Tribunal Supremo de Justicia en el exterior.

—¿Hay democracia en Venezuela?

—En lo absoluto, no hay ninguna, no hay ningún tipo de democracia.

—¿Cuál es el sistema que rige en su país?

—En Venezuela rige una especia de dictadura, una mixtura entre dictadura y un narcoestado. Es un narcogobierno que lideran dos o tres personas, y que simplemente tienen a la población y al pueblo sumido en la miseria, la inseguridad y el atraso.

—¿Por qué dice que es un narcoestado?

—Porque en Venezuela opera un cartel sin duda alguna, que es este llamado “cartel de los soles”, los militares son los que tienen el poder de esto, que es el ala radical o que lidera Diosdado Cabello, y no solamente esto. Venezuela se encuentra plasmada de terrorismo, vinculaciones con el Hezbollah, vinculaciones con gobiernos no tan democráticos como el de Turquía, por ejemplo, vinculaciones con Irán, en fin, en Venezuela vivimos una situación absolutamente crítica, pienso que es la peor situación que hemos vivido.

—¿Cuándo fue apartado de la magistratura?

—Nosotros juramentamos el 21 de julio de este año y el siguiente día pasamos a la clandestinidad, producto de una persecución voraz, infame. Es una persecución, y digo infame porque nosotros simplemente lo que hicimos fue poner nuestros nombres en un proceso de selección de magistrado a través del órgano competente de la Asamblea Nacional, y a través de un procedimiento transparente, limpio y completo en el que salimos designado. Simplemente el ser designado por Asamblea Nacional, que para el tribunal supremo de justicia se encuentra en desacato, el presidente Maduro ordenó nuestra captura y fuimos procesados por un tribunal militar calificándonos como traidores a la patria.

LEER MÁS: Creció el hambre en Latinoamérica: Venezuela, uno de los países donde más aumentó en la última década

LEER MÁS: “Papá, ¿a quién quieres más? ¿A Chavéz o a mí?”: la historia de la diputada más joven de Venezuela

—¿Cómo hizo para salir de Venezuela?

—Después de diez días en la clandestinidad, donde estuve de un sitio a otro, salí con otros compañeros vía marítima a villa Curazao (Brasil), y después tomé un vuelo a Miami.

—Formalmente escapando.

—Formalmente perseguido con los esbirros del régimen tras nosotros, y a raíz de la detención de uno de nuestros compañeros, el magistrado Ángel Zerpa, que se encuentra ahora recluido en su casa, le dieron casa por cárcel, después de un mes preso en un baño de los calabozos de la policía política, tuvimos que acelerar esta decisión de salir de Venezuela.

—¿Como definiría a Nicolás Maduro?

—Un títere de un sector minúsculo de doscientas personas que son los que manejan el gobierno, me refiero a militares, al ala radical del partido del gobierno, pero para mí es un títere.

—¿Se imagina regresando a su país en libertad y ejercer su trabajo en la magistratura?

—Es lo que deseamos, no solamente yo, sino mis compañeros del tribunal, mis compañeros magistrados, y yo pienso que eso va a pasar más temprano que tarde, porque la situación en Venezuela es insostenible. Mucha gente me dice: “Mire el caso de Cuba, tienen casi 60 años y el mismo tema”. Pero Venezuela no es Cuba. Venezuela tiene quizás, desde el punto de vista humano, algo diferente que es que el pueblo está acostumbrado a la democracia. Lo vimos hasta hace un mes atrás, cuatro meses de manifestaciones en favor de la libertad y la democracia, sin embargo la calle se ha enfriado, pero eso no significa que el pueblo esté tranquilo. Eso más bien significa que puede, en cualquier momento, pasar algo que detone la salida de este régimen nefasto.

fuente, http://www.infobae.com/america/venezuela/2017/09/16/en-venezuela-la-calle-se-ha-enfriado-pero-eso-no-quiere-decir-que-el-pueblo-este-tranquilo/