Cabello vincula a Google con supuesta campaña contra el Gobierno de Maduro

El dirigente oficialista Diosdado Cabello, uno de los hombres más influyentes del Gobierno venezolano, dijo hoy que el buscador de internet Google forma parte de una campaña mediática contra la llamada revolución bolivariana y su líder, el jefe de Estado Nicolás Maduro.

“Es una gran campaña internacional contra Venezuela. Google no acepta ni una sola campaña para la revolución bolivariana y métete en cualquier página, la que tu quieras, y consigues propaganda de la oposición, es una campaña mediática mundial contra la patria de Bolívar”, dijo a periodistas Cabello.

El chavista participó hoy en un simulacro de votación previo a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente prevista para el 30 de julio y que redactará un nuevo ordenamiento jurídico pese al rechazo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y de algunos disidentes del chavismo.

Los opositores, por su parte, realizan hoy en una consulta popular hecha al margen del Poder Electoral para rechazar el eventual cambio de constitución y para preguntar a los venezolanos si está de acuerdo con establecer un gobierno de transición en el país caribeño.

Cabello remarcó que este proceso “no tiene ningún efecto jurídico, no tiene ningún efecto vinculante, no tiene ni siquiera ningún efecto práctico” y acusó a la MUD de usar este mecanismo para engañar a sus simpatizantes.

Además, el oficialista desestimó los recientes pronunciamientos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que han llamado a la concertación entre el Gobierno y la oposición en Venezuela y han denunciado el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía durante las protestas que sacuden el país desde el 1 de abril.

“Más que la ONU son facciones, grupos, y (la oposición) consiguen una declaración y la convierten en una propaganda, lo importante es quien lo apoya aquí en Venezuela, nosotros somos libres (…) la constituyente evitará con toda seguridad que estas instituciones internacionales puedan intervenir en los asuntos internos de un país”, sostuvo. EFE